Ramírez Cuevas: la consulta 'no es una trampa, sino un ejercicio democrático”

miércoles, 17 de octubre de 2018
TOLUCA (apro).- Jesús Ramírez Cuevas, vocero del próximo gobierno de Andrés Manuel López Obrador, ofreció garantías de imparcialidad sobre la consulta ciudadana en torno al Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) que se realizará del 25 al 28 de octubre de mano de la Fundación Arturo Rosenblueth. “No es una trampa, sino un ejercicio democrático... Hay garantía de que vamos a ser imparciales, que se van a contar los opiniones de la gente acorde como se den”, ofreció. El integrante del equipo de transición del presidente electo recordó que bajo la batuta de Enrique Calderón Alzati ya se han realizado ejercicios ciudadanos parecidos, de tal manera que hay experiencia y disposición para respetar la decisión ciudadana recabada en más de 500 mil boletas. De manera adicional, invitó “a los medios de comunicación, organismos empresariales, técnicos, ingenieros, a quien lo desee, cualquier ciudadano u organización, a observar la instalación de las casillas, las cuatro jornadas; todo va a ser transparente, allí mismo se van a realizar diario los conteos”. Aunque se podrá votar en cualquiera de las plazas públicas de los 538 municipios del país habilitados para la consulta, con sólo presentar la credencial de elector y sin necesidad de que se esté en el municipio o entidad de residencia, precisó que el sistema utilizado para el ejercicio impedirá la doble votación; adicionalmente, las actas serán firmadas. Para una opinión más informada, consideró necesario que la administración saliente detalle costos totales del proyecto, las obras de mitigación, los proyectos para reducir el impacto ambiental, cómo se va a resarcir el daño a los 17 municipios de los que se extraen materiales para la terminal aérea, si los 6 mil vehículos diarios que se llevan al predio cumplen la normatividad; si los combustibles utilizados son legales o ilegales (pues hay sospecha de un consumo de gasolina ilegal y un mercado negro de extracción de las minas), las obras de conectividad y sus costos, etc., pero los datos han sido negados de forma paulatina. “Si la gente decide que no continúa la obra en Texcoco, la cancelación tendría un costo económico, pero se van a garantizar a los inversionistas los contratos en otras obras y a través de otros proyectos, y hemos dialogado con representantes de los mercados financieros, de los fondos de inversión, para que no haya preocupación, pues no es una decisión para afectar las inversiones, sino en favor del interés nacional”, indicó. Sobre la campaña mediática en contra de la consulta, dijo que el debate público es sano porque los mexicanos exigen mayor participación y debemos acostumbrarnos a tratar los temas que nos interesan de manera pública, informada, sin violencia, sin ataques ni descalificaciones. “Confiamos en la inteligencia de los mexicanos que serán capaces de distinguir entre lo que nos conviene a todos y el interés particular o de grupo”, indicó. Lo anterior fue expuesto por Ramírez Cuevas tras el #ForoEscucha “El aeropuerto frente a todas las alternativas” celebrado este miércoles en la sede del Poder Legislativo del Estado de México, en que los ponentes coincidieron en que si bien operativamente son viables las opciones Texcoco y Santa Lucía, los costos se elevan en el primer caso porque deben realizarse obras de ingeniería que mitiguen las afectaciones ecológicas y eviten el hundimiento del suelo. A estas ponencias públicas, aseguró Jesús Ramírez, también se convocó a quienes se han pronunciado en favor de Texcoco: “se invitó al Grupo Aeroportuario, a representantes del Gobierno del Estado, al Colegio de Ingenieros, pero decidieron no venir y no presentarse ante los medios de comunicación a los debates. No es por los organizadores, ellos decidieron no dar la cara porque hay muchas preguntas que no pueden contestar; aquí se intentó; tenemos que escuchar ambas opiniones”, dijo. El diputado local Max Correa confirmó que la invitación también a estos sectores se planteó en tiempo y forma. “Dijeron que lo iban a analizar, y finalmente se disculparon a través de Pablo Basáñez, representante de Enrique Jacob, secretario de Desarrollo Urbano; dijeron que tenían un compromiso en el Senado a la misma hora”, manifestó. Durante el foro, Sócrates Silverio Galicia, profesor de la Universidad Autónoma de Chapingo; Mario Herrera Moro, profesor del Colegio de Ingenieros y Geólogos; Isidro Colindres Jardón, profesor de la Universidad Autónoma del Estado de México, y el caricaturista Rafael Barajas, “El Fisgón”, expusieron que el suelo de Texcoco es semisólido y se hundirá. La terminal aérea, detallaron, se traducirá en afectaciones ecológicas y problemas de aves para la aeronáutica, lesiona a los pueblos originarios y está sustentado sobre un proyecto de mal uso de los recursos públicos, dado que originalmente la obra costaría 169 mil millones, pero ya ha rebasado 285 mil con apenas un avance de 20% para la primera etapa. Los aeropuertos de Toluca, Querétaro y Puebla, en la actualidad subutilizados, expusieron, pueden contribuir a descentralizar las operaciones del AICM. “No vale la pena invertir tanto en algo que va a funcionar poco tiempo; saldría más caro el caldo que las albóndigas. Hay otros aeropuertos que son elefantes blancos y están subutilizados”, añadieron.

Comentarios