Para sustituir por nuevas o urgentes de 'mejoras sustanciales”, 45% de las viviendas en México: Coneval

jueves, 18 de octubre de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En México, 45% de las viviendas se encuentran en tales condiciones que necesitarían ser sustituidas por casas nuevas o tener “mejoras sustanciales” para garantizar una vida digna a sus ocupantes, señaló hoy el Consejo Nacional para la Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval). Según el informe Estudio Diagnóstico del Derecho a la Vivienda Digna y Decorosa, la población indígena en medio rural resulta la más afectada por las condiciones del lugar donde vive, pues sufre “una mayor carencia en las condiciones físicas de la vivienda; una proporción cuatro veces mayor a la nacional de viviendas en donde se usa leña o carbón para cocinar y no cuentan con chimenea, una brecha importante en cuanto a seguridad en la tenencia, y un bajo capital espacial”. En la región rural de Chiapas, por ejemplo, 96.5% de las viviendas presentan por lo menos un rezago. En todo el país, en ocho de cada 10 viviendas en las que vive por lo menos una persona indígena tiene carencias por calidad y espacios, una tasa tres veces superior a la de la población no indígena. El estudio retrata el mercado de la vivienda como un sistema excluyente y profundamente desigual: revela que solo quienes ingresan más de cinco salarios mínimos pueden comprar una vivienda –es decir, 74 millones de personas están excluidas <em>de facto</em>--, que el pago de la renta absorbe hasta un 61% del ingreso de los hogares más pobres y que un 13% de las personas que se identifican como dueñas de sus casas no tienen los títulos de propiedad. Y no solo esto: el Coneval estima que solamente 14.7% de las viviendas están “bien ubicadas”, es decir, que se encuentran conectadas con infraestructura básica y se ubican cerca de fuentes de empleo; mientras que la mitad de las viviendas en México no tiene conexión a Internet. De acuerdo con el estudio, todavía uno de cada 10 hogares vive en condiciones de hacinamiento –uno de cada cuatro, en Guerrero-- y que uno de cada tres mexicanos desconfía de sus vecinos, uno de cada cuatro se siente inseguro en su casa y siete de cada 10 percibe inseguridad en su vecindario. Debido al escaso acceso a los créditos y a los escasos ingresos que recibe la mayor parte de la población –50.6% de los hogares tiene ingreso inferior a la línea de bienestar--, la mayoría de la población debe construir su casa por sus propios medios, sobre todo en los estados más pobres. Seis de cada 10 viviendas que se construyen lo son por vía de autoproducción.

Comentarios