La CIDH pide garantizar la vida e integridad de migrantes que participan en la caravana

martes, 23 de octubre de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) pidió garantizar la vida e integridad de los migrantes que participan en la caravana que salió de Honduras hacia Estados Unidos, así como su derecho a solicitar y recibir asilo a quienes tienen “necesidades de protección internacional”. Luego de recomendar a los Estados por los que transita la caravana que fortalezcan los mecanismos de responsabilidad compartida “para atender la situación de personas que se han visto forzadas a migrar de sus países”, la CIDH manifestó su preocupación porque durante el recorrido se “han desencadenado reacciones y medidas hostiles por parte de diversas autoridades en países de tránsito y destino en contra de las personas migrantes y defensores de derechos humanos que integran la caravana”. El organismo de la OEA reprobó que el éxodo desembocara en el llamado “cierre de fronteras”, así como en la detención de las personas que integran la caravana, en tanto que autoridades estadunidenses “han categorizado a la caravana como una amenaza a la soberanía y a la seguridad nacional, afirmando que este movimiento de migrantes y solicitantes de asilo incluye a muchos criminales”. En un comunicado, la CIDH rechazó “el uso de un lenguaje estigmatizante, criminalizador y de acusaciones sin fundamento en referencia a las personas migrantes y solicitante de asilo, que puede fomentar actitudes xenófobas en contra de dichas personas”. Tras resaltar que hay información de que los migrantes “han enfrentando situaciones de bastante precariedad”, sobre todo en relación al acceso a la alimentación, la CIDH llamó a las autoridades de países de tránsito y destino “a abstenerse de utilizar la fuerza para la gestión de movimientos migratorios mixtos, en aras de garantizar el derecho a la vida y a la integridad personal de las personas migrantes y solicitante de asilo”. De igual manera, llamó a los integrantes de la caravana “a no recurrir a acciones violentas y a respetar las leyes nacionales”. A los Estados involucrados, la CIDH pidió “la adopción de una respuesta que respete y garantice los derechos humanos de las personas que integran la ‘caravana de migrantes’” y que incorporen ocho medidas básicas. Exhortó a garantizar “el derecho a solicitar y recibir asilo”, el reconocimiento de la condición de refugiado, respetar el derecho a la no devolución, así como el principio de “prohibición de rechazo en frontera”. También recomendó evitar las expulsiones colectivas; identificar a las personas con necesidades específicas de protección; coordinarse con organismos internacionales como el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), así como instituciones de derechos humanos y organizaciones civiles, para brindar protección y asistencia humanitaria, y garantizar que los retornos que se lleven a cabo “se realicen sobre la base de un verdadero consentimiento plenamente informado y válido de parte de las personas migrantes, de manera digna y segura”. La CIDH valoró positivamente que el pasado viernes 19 las autoridades mexicanas solicitaran el apoyo de ACNUR para responder a las solicitudes de asilo surgidas de la caravana, así como haber dado acceso al territorio y habilitar albergues para atender las necesidades de los migrantes y solicitantes de asilo, en coordinación con organizaciones internacionales y nacionales de la sociedad civil. El organismo hemisférico reconoció el trabajo realizado por el Comisionado Nacional de Derechos Humanos de Honduras (Conadeh), la Comisión Nacional de los Derechos Humanos de México (CNDH), la Procuraduría de los Derechos Humanos de Guatemala (PDH), el ACNUR y las oficinas de la Alta Comisionada de Naciones Unidas de los Derechos Humanos (ACNUDH) en Honduras, Guatemala y México, así como de las organizaciones de la sociedad civil que dan asistencia humanitaria a las personas que integran la caravana.  

Comentarios