Ebrard, al tanto del proyecto Casa México en España a cargo de Díez Morodo: embajadora

jueves, 25 de octubre de 2018
MADRID (apro).— Marcelo Ebrard, el próximo titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores, ya conoció los pormenores de la Casa de México en España, y la primera impresión es “bastante positiva”, pero no se descarta que se produzcan “ajustes” al proyecto a partir del 1 de diciembre, reconocieron la embajadora Roberta Lajous y la directora de la Casa, Ximena Caraza. La diplomática comentó que, en su visita a Madrid para la inauguración de la Casa de México, el pasado 1 de octubre, el secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray expresó que abordó el tema con el colaborador de Andrés Manuel López Obrador en los encuentros de transición. “Yo platicando con (el secretario) Videgaray, dijo que en las reuniones que hay con el próximo gobierno, con el próximo canciller, donde se están abordando todos los temas de política exterior, ya habían tocado el tema de la Casa de México en España con el próximo canciller, ya están enterados”, explicó Lajous en una reunión con corresponsales mexicanos. Señaló que hasta ahora “no hay cambios en la estructura legal” y en ese sentido “no habrá sorpresas”, porque ya “hay un gobierno en la Casa de México, esa estructura no cambia, en todo caso cambiarán las personas, si hay un cambio de embajador, pues será el presidente honorario de la Casa”. A su vez, Ximena Caraza, directora de la Casa de México, informó que además de esos acercamientos entre Videgaray y Ebrard, “también el presidente de la Fundación Casa de México (el magnate Valentín Díez Morodo)” tuvo un acercamiento con el futuro canciller, “y hasta donde tenemos información la impresión es muy positiva del nuevo gobierno”. “Me han contado que están muy por la labor que esto sea un éxito para México y para dar a conocer esa ventana en España, hay una opinión bastante a favor de este proyecto”, señaló. El semanario Proceso publicó en abril del año pasado, con motivo de la visita del presidente Enrique Peña Nieto para conocer los avances del proyecto, que había voces reticentes a que el proyecto recayera en manos de un empresario, “por el cariz personal, como si se tratara de un legado propio” y porque se trataba de una suerte de “privatización” de las relaciones bilaterales. Las fuentes entrevistadas destacaron que por esa razón Rafael Tovar y de Teresa, secretario de Cultura mexicano –antes de su fallecimiento— mantuvo su “recelo” y “nunca hizo público su respaldo al proyecto”. También se confirmó que hubo una negativa del gobierno de Peña Nieto ha aportar recursos a la Casa de México, y Peña Nieto dio luz verde para que su amigo Díez Morodo encabezara la iniciativa, ya que él sufragaría los gastos de rehabilitación del inmueble y de operación de la Casa. En este sentido, la embajadora Lajous reconoció que cuando se produjo la donación del inmueble por parte del ayuntamiento de Madrid, “por recortes y por distintas razones” no hubo recursos públicos para poner en marcha el proyecto de la Casa de México, razón por la cual se “recurrió a la comunidad mexicana que tiene cariño y presencia en España, y el resultado es este”, en alusión a que sea Díez Morodo quien esté al frente de la iniciativa. Por otra parte, destaca esa primera impresión, “bastante positiva”, cuando el acuerdo firmado entre la embajada de México en España y la Fundación casa de México no cuenta con mecanismos de transparencia y rendición de cuentas, pese a ser actividades que cuentan con inmunidad diplomática, como lo marca la Convención de Viena. Hoy mismo, la directora de la Casa, Ximena Caraza reconoció que las actas del comité directivo no son públicas. “Las actas son privadas, porque hay un acuerdo entre cancillería y la fundación de la Casa de México… acuérdense que esto no cuesta ni un solo peso al gobierno mexicano, entonces es la fundación la que hace frente a todos los gastos de remodelación, presupuestos, sueldos, y por el momento no ha considerado hacer públicas las actas”, señaló. Ante la insistencia de las preguntas sobre el tema se comprometió a plantear la posibilidad de transparentar esas actas en una próxima reunión del comité, que se celebran en México. Eso sí, reconoció que lo relativo a gastos de remodelación, presupuestos y sueldos no es un tema que aborda el comité directivo –donde cinco de los once asientos los tienen representantes del gobierno mexicano—, sino directamente en la fundación. “Eso lo ve directamente la fundación”, explicó. Asimismo, tanto la embajadora Lajous como la directora Caraza presentaron a la prensa al equipo de la Casa de México, con sus cuatro direcciones, que encabezan Eduardo Pérez Loyola en Emprendimiento y Promoción Económica; Susana Pliego en la parte Cultural; Mercedes Pesqueira y Comunicación estará a cargo de Rubén Piza. Se anunció una nueva figura, que será el cargo de Consejero Diplomático en la Casa de México, que encabeza el hasta ahora ministro de la embajada León Rodríguez, quien será un enlace entre la embajada y la Casa de México.  

Comentarios