PAN y PRI anuncian recursos legales contra la cancelación del NAIM; Morena desestima costo

lunes, 29 de octubre de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Sin saber cómo ni cuándo, PRI y PAN anunciaron por separado que interpondrán recursos legales para frenar la decisión de cancelar la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México y la determinación de trasladarlo a Santa Lucía. Por la tarde, el coordinador de la bancada del PAN en la Cámara de Diputados, Juan Carlos Romero Hicks, expresó: “Estamos evaluando qué acciones legales y acciones políticas podemos hacer frente a esta circunstancia, todavía es prematuro (…) lo único claro es que todo está confuso”. Acto seguido, él mismo descalificó la acción a la cual podrían recurrir, cuando dijo: “A lo mejor sólo puede llegar a dar ternura, pero vamos a intentar las herramientas jurídicas que existan ante el sinfín de irregularidades que hubo”. En tanto, el coordinador priista, René Juárez Cisneros, dijo que su partido “analiza para que en su momento se actúe desde el punto de vista jurídico, una vez que ya se tomen las decisiones precisamente a partir de que inicia la próxima administración federal el primero de diciembre”. Y añadió: “Vamos a analizar cuál es la estrategia jurídica que como partido vamos a seguir, lo haremos en coordinación con la dirigencia, el Senado y el grupo parlamentario, y en su momento, cuando tengamos que actuar jurídicamente, tomaremos la decisión”. En ese momento “será una decisión colegiada y conjunta, sustentada ante la ley, antes no”, apuntó el priista. Ambos coordinadores parlamentarios ofrecieron conferencias de prensa por separado antes de iniciar los trabajos de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) de la Cámara de Diputados. Y ambos lo hicieron en tonos de molestia y clara indignación. El panista dio todo un catálogo de adjetivos a la consulta ciudadana, “seudoconsulta, burla, farsa, ilegal, ilegítima, espuria”, que “insulta a la ciudadanía, está fuera del marco constitucional, atenta contra los principios de democracia participativa, no respeta el Estado de Derecho”. Y siguió: es una “falta de ética y altísimo sentido de irresponsabilidad”. Romero Hicks acusó al próximo gobierno de caer en “una dictadura de la ocurrencia”, en “un intento espurio de democracia, de anarquía infeliz”. Agregó el panista: “Si esto va a ser el método para desgobernar, vamos a sufrir todas las consecuencias porque quien ejerce la investidura de gobierno tiene que entender que la legitimidad, la legalidad y la gobernanza se cuidan todos los días. Y no es mediante dictaduras de ocurrencias como esto se va a dar”. Del otro lado de la cancha política, de donde se impulsó y avaló la construcción del nuevo aeropuerto en Texcoco, el PRI, su coordinador parlamentario dijo visiblemente irritado que la consulta fue un ardid de parte de Andrés Manuel López Obrador, quien no se atrevió a cancelar el proyecto ya como gobierno, y lo acusó de escudarse en la gente para cancelar una construcción que desde un inicio optaría por Santa Lucía. "Lo hubiese cancelado sin necesidad de toda esta faramalla, que fue una tomadura de pelo y lo pudimos ver. Había gente que estaban sentados tachando y tachando y tachando papeletas. Me  parece que eso es lo que no es aceptable. Pero ¿por qué se recurre a ello? Se recurre porque no se quiso asumir el costo que implica decidir cuando se es gobierno. Pero, ¿por qué se hizo? Porque se elude una responsabilidad y se transfiere el costo a la gente. De tal manera que hoy lo que se dice y se expresa es: estamos haciendo lo que la gente manda y el pueblo es sabio”. Y ya en tono molesto, el también exgobernador de Guerrero y exsubsecretario de Gobernación en la actual administración priista, dijo: “¿Quién organizó la dichosa consulta o esta cosa? Ellos. ¿Quién compró las urnas? Ellos. ¿Quién pagó a los que operaron? Ellos. ¿Quién diseñó las preguntas? Ellos. ¿Quién mandó imprimir las boletas? Ellos. ¿Quién cuidó las urnas? Ellos. ¿Quién se llevó a dormirlas? Ellos. Si camina como pato, hace cua, cua, parece pato, pues era pato. Pues… qué iba a salir. “Ya sabíamos cómo venía caminando eso, venia caminando como pato, hacía cua, cua, grazna, parecía pato, era pato, era Santa Lucía. Pero no había necesidad de tanta faramalla”. Por su parte, el Partido Verde (PVEM), a través de su coordinador, el diputado Arturo Escobar, se mostró más preocupado por la reacción negativa de los mercados ante la cancelación de la construcción en Texcoco. Pidió a los gobiernos, actual y entrante, “tomar medidas inmediatas para frenar el desplome del peso” y dijo que deben de intervenir para no generar más alarmas. “Es necesario dar tranquilidad y certidumbre a los mercados financieros. Lo peor que le puede pasar a un país es la incertidumbre”. Anunció que el Partido Verde promoverá una reunión con el actual secretario de Hacienda y Crédito Público, José Antonio González Anaya, y el entrante, Carlos Urzúa, para que les den a conocer las acciones que tomarán para evitar la volatilidad de los mercados financieros. Mario Delgado Carrillo, coordinador de la bancada de Morena, consideró que “en contra de lo que se esperaba y contra lo que se decía, que iba a haber mucho ruido en los mercados o inestabilidad financiera, pues ya vimos que no es así. Puede haber un costo transitorio y de muy corto plazo, pero sin duda, en el mediano  plazo, los beneficios son mayores”. Sostuvo que los mercados tienen un buen mensaje que es que, a partir de ahora en adelante, “toda la obra pública será transparente, ya no dependerá de la corrupción ni del influyentismo y además las principales obras deberán tener el respaldo de la ciudadanía. Ése es un mensaje de certeza muy poderoso para los mercados, que está prevaleciendo sobre algún ruido que pudiera haber en el corto plazo”. El morenista dijo que el que México sea un país de leyes, “sin corrupción y con transparencia, sin duda es el mayor atractivo para los inversionistas internacionales”. Consideró que, independientemente de Santa Lucía o Texcoco, lo que se ganó es una forma de tomar decisiones en el país. “que nunca más se tome una decisión que involucra, o muchos recursos púbicos o va a afectar la vida de muchas personas en el país, o que se tome de manera aislada o a espaldas del pueblo. De aquí en adelante, esta democracia participativa va a asegurar que ningún interés particular podrá estar por encima del interés nacional”.

Comentarios