Loretta Ortiz critica la "total ausencia" de autoridades en Oaxaca

sábado, 6 de octubre de 2018
OAXACA, Oax.(apro).- “En Oaxaca hay una total ausencia de la autoridad, así con todas sus letras”, afirmó la coordinadora nacional de la Consulta para la Pacificación y Reconciliación, Loretta Ortiz Ahlf al presidir hoy el Foro Escucha donde conoció desde las represiones de 1996, 2006 y 2016, hasta feminicidios,ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas y presos políticos. Agregó que “ni el gobierno local, ni la procuraduría, ni los presidentes municipales, en sí los actores políticos por acción o por omisión cumplen con su responsabilidad por eso son esos reclamos con gritos, llantos, pancartas y manifestaciones porque algunas llevan mas de 20 o 30 años reclamando”. Consideró que“lo primero que debemos hacer es atender la parte de la justicia y a la par, entrar con los procesos de paz. Mientras no podamos atender esos reclamos de justicia no vamos a resolver ese asunto, no vamos a tener inicios del proceso de paz”. Al hacer un diagnóstico dijo: “tenemos una situación grave en Oaxaca, Guerrero y Tamaulipas, pero en Oaxaca se agrava mas por lo presos políticos, los feminicidios y las represiones como el caso de Nochixtlán, el asesinato de defensores o desapariciones, cooptación de territorios y no respeto de los pueblos originarios”. En síntesis,agregó, “es un sin número de violaciones graves a los derechos humanos y nos obliga al nuevo gobierno a cumplir. Por eso vamos a federalizar en la materia (porque) si nos confiamos con las autoridades actuales no se va a resolver el problema”, puntualizó. Luego de escuchar en el décimo sexto foro reclamos de justicia desde la represión que encabezó el entonces presidente Ernesto Zedillo y el gobernador Diódoro Carrasco, en la región Loxicha por la aparición del Ejército Popular Revolucionario (EPR), pasando por la revuelta de 2006 que fue sofocada violentamente por el panista Vicente Fox y el priista Ulises Ruiz Ortiz, hasta la masacre de Nochixtlán en 2016 que ordenó el gobierno del priista Enrique Peña Nieto y el gobernador aliancista (PAN-PRD-PC), Gabino Cué Monteagudo, se comprometió a implementar la justicia transicional. Explicó que la justicia transicional abarca los ejes de justicia, verdad, reparación a las víctimas y garantías de no repetición y el 24 de octubre se presentaran las conclusiones para entregar un proyecto de ley de justicia transicional y de amnistías que se llamará Ley General de Justicia Verdad y Garantías de no repetición y reparación a las víctimas. Y es que “si no se obtiene esta pacificación van a seguir sucediendo desapariciones,ejecuciones... en fin, cantidad a violaciones a los derechos humanos y tendrá un área de amnistías”. Sin embargo,reconoció que “se va a requerir de una reforma constitucional por la sencilla razón porque los que se van a someter a este sistema de justicia son los principales crímenes de lesa humanidad como las ejecuciones, desapariciones,feminicidios, tortura, delitos contra periodistas y defensores de derechos humanos, trata de niños, niñas y adolescentes, así como tráfico de migrantes”. En el caso de los presos políticos se va analizar caso por caso al igual que a los presos por su ideología política, sedición, niños, niñas adolescentes cooptados por el crimen organizado y que no haya cometido acto violento, mujeres en la cárcel, presas porque cometieron un aborto. Aclaró que nunca va a proceder una amnistía por desaparición, ejecución, feminicidios, delitos contra de periodistas, tortura o tráfico de migrantes, ni disminución de penas como en el caso de Javier Duarte. México no saldrá de la violencia mientras no haya justicia "México no saldrá de la violencia mientras no se ejerza la justicia”,afirmó el arzobispo de Antequera Oaxaca, Pedro Vásquez Villallobos, al tiempo de reconocer que la autoridad judicial “no ha sabido ejercer la justicia, que ha sido negligente o peor todavía, que se ha dejado corromper”. Durante el Foro para la pacificación y reconciliación nacional que se realizó en Oaxaca,el purpurado dijo que “en la espiral irracional de violencia que viene sufriendo nuestro país son innumerables las victimas que ha cobrado. Hizo hincapié en que cuando se niega la justicia se llega a un paso mayor de degradación que es la venganza, la ley del talión: ojo por ojo, diente por diente. Sin embargo,aclaró que “antes de la justicia divina debe ejercerse con todo rigor la justicia humana, la aplicación expedita de la ley, el sometimiento a la misma ya que nadie puede estar por encima de ella, corromperla o comprarla”. Mencionó que la “mayor pobreza de nuestro país no es la económica sino la moral, nos hemos hecho indolentes ante tanto sufrimiento y muerte, ya no nos impresiona la muerte de tantos hermanos nuestros, no nos inmuta la diabólica violencia con la que son asesinados, contamos números pero no personas, al punto que la muerte solo nos duele cuando toca a nuestros seres queridos, pero olvidamos que somos una comunidad, un país, que somos humanos y somos hermanos”. El arzobispo dijo que los criminales no cesaran en su actividad si no temen a las consecuencias de sus actos, si se burlan de la justicia, la compran y la eluden. Afirmó que un reto para el gobierno entrante será la erradicación de la corrupción. "El perdón que no es lo mismo que el olvido", concluyó el líder de la iglesia.

Comentarios