FMI ratifica línea de crédito para México; confía en buen manejo económico con AMLO

martes, 27 de noviembre de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (apro).—Las autoridades financieras del país aseguraron que la economía mexicana cumple con todos los criterios de calificación para acceder a la Línea de Crédito Flexible (LCF) otorgada por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y que tanto el gobierno de Enrique Peña Nieto, como el del presidente entrante, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) se comprometieron a utilizar dicho instrumento como “precautorio”. Mediante un comunicado conjunto, el Banco de México (Banxico) y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) señalaron que el FMI destacó que la administración actual ha preservado la fortaleza de los fundamentos macroeconómicos en el país. Los equipos económicos de transición de Peña Nieto y de AMLO acordaron solicitar la LCF por un monto de 74 mil millones de dólares, los cuales se suman a los 173 mil millones de dólares por concepto de reservas internacionales y que en conjunto forman un “blindaje” para la economía mexicana ante una eventualidad financiera de orden internacional. El lunes, el futuro secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Carlos Urzúa dejó claro que las reservas no serán utilizadas de otra forma que no sea el establecido por la ley. Sin embargo, el FMI recordó que las autoridades de México tienen un historial de implementación de políticas públicas adecuadas y que el país cuenta con un marco de política fiscal y monetaria sólido, lo cual le ha permitido transitar exitosamente por un entorno externo complejo. Asimismo, el organismo encabezado por Christine Lagarde destacó el compromiso de la administración entrante de continuar con este historial y de preservar la fortaleza de las instituciones económicas, en particular la independencia del Banxico, un tipo de cambio flexible y una política fiscal que continúe reduciendo la razón de deuda pública a PIB. Los criterios De acuerdo con el FMI, el país cumple con una serie de criterios para otorgarle la Línea de Crédito Flexible. De entrada, existe una posición externa sostenible. Es decir, el déficit en cuenta corriente es bajo y la posición externa está en línea con los fundamentales de mediano plazo y con un marco sólido de políticas económicas. El análisis de sostenibilidad de la deuda continúa mostrando que la deuda externa de México sigue siendo relativamente baja. El segundo aspecto que tomó en cuenta el organismo internacional es el acceso ininterrumpido a los mercados financieros internacionales de capitales en condiciones favorables. México es de los países emergentes con mayores calificaciones crediticias. Además, de que el país continúa colocando exitosamente bonos soberanos en mercados internacionales. El tercer punto tiene que ver con una posición adecuada de reservas internacionales. El nivel actual de las reservas internacionales es adecuado. El cuarto está enfocado en la posición de deuda pública sostenible y finanzas públicas sanas. “La política fiscal ha sido prudente y está sustentada en reglas conforme a la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria. Las autoridades han continuado con el plan de consolidación fiscal anunciado en 2014 y el equipo de transición se comprometió con una meta de 2.5 por ciento del PIB para los Requerimientos Financieros del Sector Público en 2019”, señaló el comunicado. El quinto requisito es que México mantiene una “inflación baja y estable” en un contexto de un marco sólido de política monetaria. Si bien la inflación general ha superado el objetivo de 3% por algún tiempo debido a una serie de choques, incluyendo alzas en los precios de los energéticos y el tipo de cambio, el FMI prevé que esta converja al objetivo. El penúltimo criterio es que el país tiene un sistema financiero sólido y la ausencia de problemas de solvencia que puedan poner en riesgo la estabilidad sistémica. Es decir, los niveles de capitalización y de liquidez de los bancos se mantienen en niveles adecuados conforme a los estándares internacionales y los estados financieros corporativos son resilientes a fluctuaciones cambiarias. Asimismo, existe una supervisión efectiva del sistema financiero por parte de las autoridades mexicanas. Por último, la disponibilidad de información estadística es adecuada y cumple con los criterios de transparencia e integridad.

Comentarios