Save the Children pide resolver la estancia de 500 migrantes que duermen en casas de campaña en Tijuana

lunes, 10 de diciembre de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Al menos 500 integrantes de la Caravana Migrante, entre ellas 100 niñas y niños, duermen en casas de campaña mientras esperan una solución a su situación migratoria en Tijuana, denunció la organización internacional Save the Children. En un comunicado difundido este lunes con motivo de la conmemoración del Día Internacional de los Derechos Humanos, la organización urgió a las autoridades a tomar medidas especiales de protección para niñas, niños y adolescentes que integran la Caravana Migrante en la ciudad fronteriza, donde se encuentran varadas más de 6 mil personas. Aun cuando Save the Children reconoció el esfuerzo de acondicionar el albergue “El Barretal”, donde fueron trasladados 6 mil migrantes que estaban en el deportivo Benito Juárez, alertó que todavía falta resolver la estancia de 400 personas adultas y 100 menores que siguen durmiendo fuera del deportivo, padeciendo las bajas temperaturas y condiciones insalubres. En ese sentido, exhortó a mejorar las condiciones de alojamiento, garantizando “un número suficiente de sanitarios de uso, así como instalaciones adecuadas de higiene y saneamiento y servicios de salud adecuados”. Al solicitar atención para las personas que no pudieron ser reubicadas en “El Barretal”, Save the Children recordó que, en días pasados, voluntarios que dieron atención médica a las personas en situación de movilidad informaron que entre los niños, niñas y adolescentes que forman parte de la caravana detectaron padecimiento de vías respiratorias, anemia y enfermedades gastrointestinales. Azucena García, vocera de la organización internacional, manifestó su preocupación por la situación que atraviesan los menores migrantes varados en Tijuana, que han sufrido enfermedades respiratorias y hambre y que –subrayó-- llegaron hasta la frontera sur de Estados Unidos “para huir de la violencia del crimen organizado”. Luego de señalar que Save the Children habilitó un “espacio amigable”, primero en la unidad deportiva Benito Juárez y después en “El Barretal", para dar apoyo psicosocial y protección a niñas, niños y adolescentes, la vocera agregó que los infantes que viajan solos, “en su mayoría aseguran hacerlo para huir del crimen organizado que les presiona para unirse a esos grupos”, en tanto que varias madres confiaron en que se sumaron al éxodo migrante “para evitar que sus hijas fueran secuestradas por las pandillas con fines de explotación sexual”. La defensora consideró urgente “la coordinación efectiva de todos los niveles de gobierno para garantizar la protección internacional de niñas, niños y adolescentes que viajan solos”. Azucena García anunció el lanzamiento de una campaña para recolectar firmas a favor de mecanismos para salvaguardar los derechos de los menores, en apego al Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular, adoptada en días pasados en Marrakech, Marruecos. Dicho pacto “establece una base para la colaboración entre distintos países de cara a proteger los derechos de millones de niñas y niños migrantes, muchos de los cuales se enfrentan a distintos peligros en el camino, en especial, cuando viajan solos”. En los “espacios amigables”, los activistas de Save the Children han constatado “que la mayoría de las niñas y niños han caminado durante días o han realizado parte del trayecto en vehículos que les han trasladado hasta Tijuana, a veces en condiciones de hacinamiento”, sin suficiente oxígeno, o suben a transportes en marcha, a veces en brazos de sus madres. “Para Save the Children es fundamental garantizar la protección de todas las personas en situación de movilidad humana, en especial niñas, niños y adolescentes”, destacó la organización, y pidió que se proteja a los menores por esa circunstancia antes de tomar en cuenta su condición de migrante. De igual manera, solicitó a las autoridades “no condicionar la ayuda humanitaria a la situación migratoria”; dar prioridad al interés superior de la niñez; garantizar la protección a niñas, niños y adolescentes conforme la Ley General en la materia y “mediante una coordinación efectiva entre el Sistema Integral de Protección (SIPPINA) federal y de los estados por los que pasan las personas migrantes, así como con la Procuradurías de Protección en los mismos niveles de gobierno”.

Comentarios