López Obrador y gobernadores del sur-sureste firman convenio para federalizar salud

viernes, 14 de diciembre de 2018
MÉRIDA, Yuc. (apro).- El presidente Andrés Manuel López Obrador firmó con los gobernadores de los ocho estados del sur-sureste del país el “Acuerdo para Garantizar el Derecho de Acceso a los Servicios de Salud y Medicamentos Gratuitos de la Población sin Seguridad Social”, con lo que dio el primer paso para federalizar ese sector que, dijo, “está peor que el educativo”. El mandatario lanzó así la primera fase del programa para instituir el nuevo “sistema nacional de salud para el bienestar de los mexicanos”, pues si bien ese derecho está consagrado en la Constitución, en los hechos ha sido “letra muerta”. De acuerdo con el Ejecutivo federal, el plan arrancó en los estados de Guerrero, Veracruz, Oaxaca, Tabasco, Chiapas, Campeche, Yucatán y Quintana Roo, porque es “la región más abandonada del país que vive y padece la paradoja de ser la que tiene más recursos naturales y más riquezas, pero al mismo tiempo es la región con más pobreza en México”. López Obrador explicó que el documento firmado con los gobernadores Mauricio Vila (Yucatán), Héctor Astudillo (Guerrero), Alejandro Murat (Oaxaca), Rutilio Escandón (Chiapas), Cuitláhuac García (Veracruz), Alejandro Moreno (Campeche), Carlos Joaquín (Quintana Roo), y Arturo Núñez y su próximo sucesor, Augusto López, de Tabasco, “es un acuerdo general”. “Es la intención de trabajar juntos y de ponernos de acuerdo para sumar recursos, voluntades y acuerdos, y ya luego, pronto, muy pronto, llegar a los detalles de cómo sería la integración”. De igual manera, expresó que podrían reformarse la Constitución y las leyes para federalizar el sistema de salud, pero “eso es hacer las cosas a la fuerza y no queremos hacerlo de esa forma; afortunadamente los gobernadores son muy sensibles y hay el acuerdo de que se unifique todo el sistema de salud. Si logramos esto, va a ser extraordinario”. Según el presidente, para este programa se dispondrá de 90 mil millones de pesos provenientes del fondo de salud, adicionales a los 25 mil millones que tendrán presupuestados la federación y los estados, y se utilizarán para mejorar sustancialmente la calidad de los servicios y para que el “plan dé resultados y garantice atención médica y medicamentos gratuitos”. Manifestó que es tan grave y complejo el problema en el sector salud, que la estrategia para revertirlo se echará a andar por partes. “Vamos a iniciar con ocho estados, a los seis meses otros ocho estados, y en dos años debemos tener establecido, afianzado, funcionado bien, el nuevo sistema de salud para el bienestar de los mexicanos”, expuso. Prosiguió: “Es una demanda, una necesidad sentida, que se mejore el sistema de salud pública; se le dio atención por cuestiones políticas al problema educativo y se olvidó el problema de desatención en materia de salud. Todo se orientó al debate en lo educativo, y podría decirles que está peor el sistema de salud que el sistema educativo”. Luego de precisar que para garantizar el derecho a la salud se eliminará el cuadro básico de medicamentos, destacó que México retrocedió en esa materia, “por eso queremos avanzar en ese viaje, hacia esa utopía, algo que se sitúa distante, pero es lo que nos hace caminar hacia un ideal, un propósito, para convertir nuestros sueños en realidad”. Y lanzó: “Queremos un sistema de salud de calidad, que la atención médica mejore, que los medicamentos sean gratuitos, que se garantice el derecho a la salud”. Comentó que actualmente más de la mitad de los mexicanos carecen de seguridad social, por ello se dará prioridad en esta etapa a ese sector de la población. “Queremos que se convierta en realidad el derecho a la salud, tener un sistema de salud como en Dinamarca, como en los países nórdicos, como en Canadá, donde está establecido el derecho a la salud con medicamentos gratuitos para todos los habitantes”, insistió. La tarea no será fácil, porque para que el plan funcione también se necesitará contar con el apoyo de los trabajadores del sector salud, expresó, y en ese sentido –dijo-- debe regularizarse a 80 mil empleados que tienen muchos años trabajando por contrato y honorarios, de manera que “tenemos que basificar y homologar prestaciones”.

Comentarios