Banxico advierte sobre riesgo estructural en inflación por aumento al salario mínimo

jueves, 20 de diciembre de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (apro).—El Banco de México (Banxico) consideró que el incremento del Salario Mínimo General de 88.36 a 102.68 pesos, anunciado por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador es un riesgo de carácter estructural para la inflación. “La inflación enfrenta riesgos de carácter estructural derivados de la posible adopción de políticas que pudieran conducir a cambios profundos en el proceso de formación de precios en la economía”, advirtió el instituto encabezado por Alejandro Díaz de León en su Anuncio de Política Monetaria. Para el banco central, la magnitud de los aumentos recientes en el salario mínimo, además de su posible impacto directo, se enfrenta el riesgo de que estos propicien revisiones salariales que rebasen las ganancias en productividad y generen presiones de costos con afectaciones en el empleo formal y en los precios. Según el Banxico, para elevar de manera sostenida el poder adquisitivo de los salarios es necesario considerar el papel de otras políticas públicas, en particular fomentar la competencia en aquellos sectores de bienes y servicios con una participación elevada en la canasta de consumo de los segmentos de la población de menores ingresos. Por otro lado, advirtió que la inflación también se podría ver afectada en caso de que se observen nuevas presiones sobre los precios de los energéticos o incrementos en los precios de los productos agropecuarios, o si se presenta un escalamiento de medidas proteccionistas y compensatorias a nivel global, o en caso de que se deterioren las finanzas públicas. Además, por los choques observados y los niveles que ha alcanzado la inflación, existe el riesgo de que se presenten efectos de segundo orden en la formación de precios. “Tomando en cuenta todo lo anterior, se considera que el balance de riesgos respecto a la trayectoria esperada para la inflación ha presentado un deterioro y mantiene un sesgo al alza, en un entorno de marcada incertidumbre”, remató. En este contexto, el Banco de México adelantó que, si la economía requiere un ajuste, ya sea del tipo de cambio real o en las tasas de interés de mediano y largos plazos, el instituto central contribuirá a que dichos ajustes ocurran de manera ordenada, buscando evitar efectos de segundo orden sobre la formación de precios.

Comentarios