Precarias condiciones de seguridad ocasionaron la tragedia en Pasta de Conchos: OFPC

lunes, 19 de febrero de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La tragedia en Pasta de Conchos donde perdieron la vida 65 mineros, hace 12 años, no fue causada por una caprichosa acumulación de gas, sino que se trató de un siniestro evitable ocasionado por un sistema de ventilación insuficiente y por las precarias condiciones de seguridad y mantenimiento en que Grupo México mantenía sus instalaciones. Lo anterior se desprende del informe “El Carbón Rojo de Coahuila: Aquí se termina el silencio”, elaborado por Elvira Martínez, Esmeralda Saldaña, Rodrigo Olvera, Jorge Navarro y Cristina Auerbach, de la Organización Familia Pasta de Conchos (OFPC), y publicado con el apoyo de la Fundación Heinrich Böll México y El Caribe. El texto precisa que de los 3 mil 103 mineros que han perecido en explosiones y otros siniestros en las minas de carbón de Coahuila, desde 1900, “únicamente permanecen sin recuperarse los restos de los trabajadores de las minas operadas por Grupo México en las que ya no era rentable para la empresa continuar extrayendo carbón”. Según un comunicado de la OFPC, familiares de las víctimas de la explosión y defensores de derechos humanos mantienen la exigencia de que sean rescatados los restos de 63 víctimas y que sus familias y comunidades reciban la reparación de los daños. “No se trata de un caso o de muchos casos, sino de toda una región que, por primera vez, podemos contar nuestra historia para poder soñar”, afirmó Esmeralda Saldaña, integrante de la organización. Añadió: “La extracción ilegal dentro de mi pueblo me obligó a actuar para evitar que lo siguieran destruyendo. Logramos sacar a las empresas que operaban ilegalmente, pero no hemos acabado; todavía están obligados a reparar todo el daño que nos hicieron”. De acuerdo con Cristina Auerbach Benavides, coordinadora de la investigación, “elaborar este informe ha sido una experiencia de mucho dolor e indignación por lo que el Estado ha hecho históricamente en la región. Hace años construimos el lema ‘la Vida vale más que el carbón’, y a pesar del carbón, la vida en la región carbonífera de Coahuila siempre es posible. Aunque aún queda mucho por contar, me quedo con la certeza de que este informe expresa el llamado a la vida al que se aferran cotidianamente los mineros del carbón y sus familias.” El obispo de Saltillo Raúl Vera destacó que el informe es reflejo del trabajo perseverante de la Organización Familia Pasta de Conchos a lo largo de 12 años. Y su principal logro, agregó, “consiste en haber convocado a los mineros y a sus familias para conformarse como un sujeto social que trabaja para revertir los factores criminales en los que empresarios del carbón y funcionarios en el gobierno del estado de Coahuila y en el gobierno federal se han apoyado para enriquecerse a base de la explotación de los mineros del carbón.” Durante la presentación del informe, Dawid Bartelt, director de la Fundación Heinrich Böll México y El Caribe, destacó que el carbón contribuye más a la crisis climática mundial que cualquier otra fuente de energía, y su extracción y quema provoca daños irreversibles en el medio ambiente y en la salud de las personas. “Apoyamos a la organización Familia Pasta de Conchos en esta investigación para conocer más de los impactos ambientales y a la salud de la minería del carbón en México, y que su enorme costo social no permanezca oculto”, apuntó.