Dan prisión provisional en España a esposa de "Comandante Emilio", acusada de secuestro en México

miércoles, 21 de febrero de 2018 · 12:39
MADRID (apro).- La Audiencia Nacional confirmó este miércoles la prisión provisional para Isabel Mazarro Gómez de Santiago por su probable responsabilidad en el delito de secuestro agravado en México, confirmaron a Apro fuentes judiciales españolas. La ciudadana española –esposa del exguerrillero chileno Raúl Julio Escobar Poblete, Comandante Emilio, exlíder del Frente Patriótico Manuel Rodríguez Autónomo (FPMR-A)– permanecía en libertad preventiva tras su detención en Gijón (Asturias), en octubre pasado, a petición de México. Sin embargo, la Audiencia Nacional modificó esa situación de la que gozaba, a raíz de que México y la Fiscalía española pidieron su detención para garantizar el cumplimiento del Tratado en caso de que se conceda la extradición. En la petición se alude a la gravedad de los hechos por los que se le reclaman y por el altísimo riesgo de fuga de Mazarro, que en México podría enfrentar una condena de hasta 90 años de prisión. Uno de los argumentos para tomar la decisión fue el hecho de que Isabel Mazarro viajó de México a España el 2 de junio pasado, dos días después de la detención de su esposo, por hechos por los que ella también es reclamada por México. El exguerrillero chileno fue el principal mando del FMPR-A, un grupo terrorista de ideología marxista-leninista que operó contra la dictadura de Augusto Pinochet. Tras participar en la llamada “fuga del siglo”, que sirvió para liberar de una prisión chilena a cuatro miembros de su organización, se fue a residir a San Miguel de Allende, Guanajuato, bajo la falsa identidad de Ramón Alberto Guerra Valencia. El 30 de mayo pasado fue localizado en esa ciudad mexicana cuando participaba en una acción relacionada con el secuestro de Nancy Michelle Kendal, una jubilada francesa, quien llevaba raptada 79 días y por la que exigían un millón de euros. Al momento de su captura, el exguerrillero utilizaba el alias de Ramón Alberto Guerra Valencia y decía dedicarse a negocios inmobiliarios. Los investigadores lo vincularon con el secuestro de Diego Fernández de Cevallos, exsenador y excandidato presidencial del PAN, cuyo cautiverio duró siete meses, en 2010. Mazarro Gómez de Santiago, esposa del exguerrillero desde 2015, fue ubicada en España a raíz de la orden de detención girada en México y luego de activarse la ficha roja a nivel internacional por medio de Interpol. Cuando se produjo su detención, el digital El Confidencial identificó a la española como parte de una peligrosa organización conocida “por secuestrar a ricos y encerrarlos durante meses en ataúdes con música a todo volumen hasta que sus familias accedieran a pagar un rescate”. Las primeras pistas que se compartieron con la Guardia Civil, responsable de la detención, fue que Mazarro se había desplazado a Alicante, sin embargo, ahí se perdía su huella. Después fue detectada en Asturias, donde finalmente se le ubicó, en la ciudad de Gijón, al norte de España. Ahí fue capturada y puesta a disposición judicial, a la espera de la petición de extradición. Las investigaciones en México demostraron que la española, de 40 años, formaba parte de la organización de secuestradores de su esposo Raúl Julio Escobar Poblete. La policía mexicana descubrió que el chileno, antes de iniciarse en el negocio de los secuestros, era el mítico Comandante Emilio del FPMR-A que realizó diversos actos contra la dictadura de Augusto Pinochet. Entre las acciones emprendidas por el FPMR está el asesinato de un senador del régimen en 1991; el secuestro, también ese año, del hijo del director del diario El Mercurio, y en 1996 encabezó al comando que utilizó un helicóptero para sacar de una prisión de Santiago de Chile a algunos de sus compañeros. También secuestró al publicista brasileño Washington Olivetto, luego de lo cual huyó a la frontera uruguayo-brasileña, donde se perdió su huella durante años. Después de entrar en prisión provisional, Mazarro Gómez de Santiago deberá esperar a ser citada por la Audiencia Nacional, en fecha aún no definida, para enfrentar el proceso de extradición a México.