En mitin en Celaya, Ricardo Anaya fustiga al PRI por pobreza, corrupción y violencia

domingo, 1 de abril de 2018
CELAYA, Gto. (proceso.com.mx).- Después del escuálido mitin en la plaza de armas de San Juan de los Lagos, Jalisco, donde anunció que a diario hará una propuesta en una conferencia de prensa a las 7 horas, que comenzará mañana lunes, Ricardo Anaya gozó del poder de movilización del Partido Acción Nacional (PAN) en Guanajuato, donde fustigó al PRI por la pobreza, desigualdad, corrupción y violencia que ha generado en el sexenio de Enrique Peña Nieto. En el estadio de futbol de Celaya, que estuvo casi lleno –salvo en la cabecera norte–, donde estuvo acompañado por el candidato de la alianza a gobernador, Diego Sinhué Rodríguez Vallejo, Anaya omitió referirse al candidato presidencial puntero, Andrés Manuel López Obrador, y se enfocó genéricamente en el Partido Revolucionario Institucional (PRI). “Frente a esta realidad de pobreza, desigualdad, de corrupción y violencia, yo le pregunto a Guanajuato: ¿Le van a permitir al PRI que gobierne otros seis años”, preguntó el panista a los asistentes, que le respondieron con un no rotundo. “Que vayan preparando sus maletas”, insistió el panista sobre los priistas, y arengó: “Que se escuche desde aquí hasta Los Pinos, porque en Guanajuato al PRI le decimos: fuera”. En este escenario pletórico, donde desde las 14 horas comenzaron a llegar los asistentes –transportados de todo el estado y Querétaro en cientos de autobuses–, cuatro horas antes del inicio del mitin, por primera vez en los tres días de campaña fue evidente la presencia de los tres partidos aliados. Las banderas amarillas del PRD se mezclaron con las del PAN, partido que en Guanajuato es mayoritario desde que, en 1991, se iniciaron los gobiernos de este partido con el interinato de Carlos Medina Plascencia, ahí presente. En este escenario, Anaya insistió en que su campaña será de propuestas y que, diario, hará una en conferencia de prensa a las 7 de la mañana. Este lunes comenzará. Y aquí mismo también aprovechó el cumpleaños de su hijo Mateo, para quien pidió “un fuerte aplauso” y lo hizo correr en el escenario, para afirmar que su lucha es por la familia. “Es por mis hijos, es por tus hijos”, exclamó. La violencia que azota a Guanajuato fue tema de los discursos de Rodríguez y Anaya, quienes acusaron que ésta se ha extendido en todo el territorio nacional por la ineptitud del gobierno federal. “Guanajuato no es una isla, se ha visto inmerso”, lamentó el candidato a gobernador. Rodríguez, quien construyó su candidatura desde la Secretaría de Desarrollo Social, con todo el apoyo del gobernador Miguel Márquez, aliado de Anaya, prometió que la prioridad de su campaña y de su gobierno será devolver la seguridad al estado y comprometió un millón 400 mil votos para el candidato presidencial panista. Anaya lo respaldó el compromiso de Rodríguez y reiteró, como lo hizo en San Juan de los Lagos, que el combate a la violencia será también una de sus prioridades. Último orador en un mitin que inició con más de una hora de retraso, como es habitual en él, el candidato de la alianza PAN-PRD-Movimiento Ciudadano auguró que el PRI perderá las elecciones y él las ganará. Ante Trump, dignidad y firmeza Por la mañana, en San Juan de los Lagos, Anaya reaccionó a las declaraciones del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien dijo que no habrá TLC si México no hace lo suficiente en combatir el tráfico de drogas y migración. “México tiene que asumir una postura de firmeza y de dignidad frente a las nuevas declaraciones del presidente de los Estados Unidos, porque es cierto que México necesita a Estados Unidos, pero Estados Unidos también necesita a México”, dijo Anaya. “Y nosotros entendemos que al gobierno de Estados Unidos le preocupe la migración indocumentada hacia Estados Unidos, pero nosotros también nos preocupa muchísimo el tráfico de armas, de Estados Unidos a México. Ustedes saben que el 80% de las armas con las cuales se asesina gente en nuestro país provienen de los Estados Unidos, necesitamos una nueva relación de responsabilidad compartida y de respeto mutuo”. —¿Si Donald Trump endurece el discurso, México está obligado también a hacer lo mismo? —Por supuesto que sí. La posición de México debe ser una posición de firmeza y de dignidad, porque los mexicanos que trabajan todos los días en Estados Unidos merecen respeto y el gobierno mexicano lo debe exigir”. —¿Cómo llegarían a un acuerdo, cuál tendría que ser la estrategia? —Como en toda negociación se deben ir aproximando las partes, pero aquí lo fundamental es que México cambie su actitud, la actitud de México debe ser de firmeza y de dignidad y más frente a estas últimas declaraciones del presidente de Estados Unidos.