En Morelos, Meade se compromete a arrebatar la gubernatura a Graco Ramírez

martes, 10 de abril de 2018
CUERNAVACA, Mor. (apro).- Al reunirse con miembros de la sociedad morelense, José Antonio Meade se comprometió a recuperar esta entidad del yugo del perredista Graco Ramírez, de quien aseguró que durante su mandato convirtió al estado en uno de los más inseguros y violentos del país. Primero, escuchó a los habitantes de la entidad que declararon que ya no quieren vivir con miedo a los secuestros, extorsiones, desapariciones y asesinatos. A lo que Meade respondió que buscará trabajar con cada uno de ellos para recuperar la tranquilidad, los valores y la seguridad. El candidato presidencial del PRI reiteró los siete ejes que tiene para garantizar la seguridad en Morelos y el país: prevención; evitar que las armas lleguen a manos de los delincuentes; homologar los delitos en todos los estados con una ley que se aplicará en los primeros 180 días de gobierno; policías mejor pagadas y preparadas; acabar con la impunidad; nuevas tecnologías para ubicar a los criminales, y apoyo a las víctimas. “Tenemos que ponernos del lado de las víctimas; no podemos ponernos del lado de los delincuentes”, precisó Meade. “Yo escojo escuchar a las víctimas; Andrés Manuel (López Obrador, con los delincuentes)”, sentenció. Morelos está convertida en una de las entidades más inseguras del país, con un asesinato cada diez horas, donde la violencia se ha apoderado del estado gobernado por Graco Ramírez, quien ha instalado a su hijastro, Rodrigo Gayosso, como candidato del PRD al gobierno de la entidad. El estado está en la cuarta posición de los estados más violentos, pero otras cifras no oficiales lo instalan en primer lugar, con mil 19 casos de extorsión, y segundo en secuestro, con 355 casos. Cuernavaca, la capital, es el centro de esta violencia imparable que ocasionó que en febrero pasado se cancelara la Feria de la Primavera tras el asesinato del organizador Juan Manuel García Bejarano, quien fue acribillado. El evento, calificado de encuentro con la sociedad civil, en realidad fue un acto político al que asistieron Rocío Carrillo, del grupo del exgobernador Ignacio Carrillo Olea; Enrique Paredes, abogado de Cuauhtémoc Blanco; Gabriela Gómez, exsecretaria de Trabajo de la entidad; el exgobernador Jorge Morales, y Erik Castro, delegado del Cisen, quien reconoció que la elección en la entidad, para Meade, “está muy difícil”. Ante ellos, el candidato del PRI les pidió todo su apoyo para ganar el primero de julio.

Comentarios