'En 2017 no tuvo un peso la partida para prevención del delito”, reprocha ombudsman nacional

martes, 17 de abril de 2018
VILLAHERMOSA, Tab. (apro).- El presidente de la CNDH, Luis Raúl González Pérez, condenó el homicidio de los niños Emiliano y Andrés, de tres y dos años, ocurrido la semana pasada, y demandó atacar las partes estructurales que generan la violencia. “¿Qué debemos hacer?, abatir la pobreza y la desigualdad, la inseguridad y la violencia, la corrupción y la impunidad, pero con una política integral de seguridad ciudadana”, manifestó. Lamentó que la niñez esté padeciendo la inseguridad en Tabasco y la violencia esté cobrando vidas, por ello, dijo, la CNDH ha propuesto invertir en la prevención del delito. “Hoy el silogismo es más reacción, menos prevención. Y lo digo con datos: en 2017 no tuvo un peso la partida de prevención del delito”, reprochó. Sobre los feminicidios, el ombudsman nacional dijo que el tema de la violencia contra la mujer es agenda central de los derechos humanos, ya que en ocho entidades federativas se analizan procedimientos de alerta de género y en 12 ya se decretó, pero es necesario modificar la ley para fortalecer este proceso de alerta. “¿Qué sucede cuando se decreta la alerta?, pues ahí se queda, ¿luego qué sigue?, ¿cómo medimos si esto ha cambiado o no?, las alertas no son para quedarse, son para resolver problemas”, señaló. “Queremos entonces que se modifique la ley, que se fortalezca la política pública de ese procedimiento de alerta”, demandó. El titular de la CNDH asistió a la inauguración del foro-taller regional “Desafío y relaciones frente al desplazamiento interno y la migración en México y Centroamérica” que, desde hoy y hasta mañana, se realiza en esta capital, con presencia de autoridades consulares y organizaciones de sociedad civil de El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Colombia y Ecuador. Explicó que el foro fue organizado de manera coordinada con la Fundación Panamericana para el Desarrollo con el fin de reflexionar, analizar e intercambiar experiencias sobre el desplazamiento y migración que enfrentan los países de la región. También dijo que, en México, sin existir una política deliberada de rechazo o xenofobia, se advierten casos de discriminación hacia los extranjeros o a quienes se les estigmatiza por sólo parecer serlo. “La xenofobia es tan nociva y peligrosa como la violencia armada, y sólo contribuye a que las personas migrantes se sientan como habitantes no gratos en un país extraño”, deploró. Luego refirió que todo estudio y atención de fenómenos migratorios y desplazamiento de personas, requiere realizarse de manera integral y objetiva, siempre asumiendo el respeto y defensa de los derechos humanos, como una premisa y parámetro de toda política que se diseñe o acción que se realice. Por su lado, el secretario de Gobierno del estado, Gustavo Rosario Torres, en representación del gobernador Arturo Núñez, dijo que la entidad no es ajena a las situaciones de violencia que viven los migrantes en su paso hacia otros estados del país, por lo que se trabaja con Chiapas para no actuar de manera dispersa y atenderlos lo mejor posible. Explicó que Tabasco tiene 111 kilómetros de frontera con Guatemala y casi 400 con Chiapas, por lo que se alinean esfuerzos para ayudar a los migrantes. Asimismo, añadió, se dialoga con autoridades policiales, Ejército, Marina y el Instituto Nacional de Migración (INM), “para tomar acuerdos y que el tránsito de personas de otros países por el estado sea pacífico y sin que encuentren violencia”. En ese contexto, destacó el albergue público Colibrí, a cargo del DIF Tabasco, donde se atiende a niñas, niños y adolescentes no acompañados solicitantes de asilo humanitario, brindándoles alojamiento integral, alimentación y apoyo psicológico. “Es un apoyo conjunto con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, para ir de la mano en la instrumentación de políticas públicas en relación con el trato humanitario que deben tener nuestros hermanos centroamericanos”, resaltó el funcionario.

Comentarios