Entre vítores de acarreados, Meade culpa al panista Cabeza de Vaca por violencia en Tamaulipas

jueves, 26 de abril de 2018
REYNOSA, Tamps. (apro).- El lienzo charro “Los Tamaulipecos” estaba atiborrado por gente de los sindicatos de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) y de los comités seccionales del PRI traídos en camiones cuando José Antonio Meade llegó a este lugar cerrado. El candidato levantó la mano y sonrió por los gritos y aplausos que recibió mientras el animador decía: “recibamos con un aplauso a quien será el próximo presidente de México”. Animoso, Meade Kuribreña habló de ganar el 1 de julio y pidió a los tamaulipecos su apoyo. “Que se sienta ese caballo que va a ganar rayando en la línea. Me voy muy contento y entusiasmado”, gritó. Las banderas blancas con el logo de la CTM y los tres triángulos de colores que Meade usa para identificar la triple alianza que lo apoya –PRI, PVEM y Panal– se agitaron bajos las órdenes del animador de recibir a “Pepe Mid”. El sonido ensordecedor del tema musical convocando a sumarse al candidato y al PRI siguió hasta el hartazgo de la gente que, apenas unos minutos después de la llegada del aspirante presidencial, bajó los banderines y se sentó en las sillas puestas en el ruedo y en las gradas del edificio circular tapado con un techo de domo. Edgardo Méndez Salinas, coordinador estatal de la campaña, dio la bienvenida y agradeció el apoyo de Meade cuando fue titular de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol). Lo calificó como “candidato de la paz, un hombre de principios y de palabra” y le prometió trabajar en unidad para hacerlo ganar. Gloria Gómez Pérez, habitante de la colonia Luis Donaldo Colosio, denunció que ya están cansados de dormir y despertar con hechos violentos todos los días. Por eso, pidió apoyos para madres solteras, empleos para los jóvenes y seguridad “para que todos, los familiares y los vecinos, cuando salgan en la mañana estén seguros de que van a regresar”. José Antonio Meade habló ante los habitantes de esta ciudad que vive olas continuas de violencia y que en marzo pasado provocaron que se suspendiera la representación del Viacrucis de Semana Santa, igual que en Acapulco. Meade acusó al gobierno panista de Francisco Cabeza de Vaca de la violencia en Tamaulipas y, especialmente, en Reynosa. Luego, se comprometió a trabajar para disminuir los niveles de inseguridad y que la economía suba. Al hablar del tema de seguridad, manifestó que se debe recuperar la tranquilidad, para lo que propuso fortalecer y apoyar a las fuerzas armadas. “No vamos a perdonar a quienes paralizan a las familias con miedo”, sostuvo. Por último, el extitular de Hacienda propuso dar una solución integral al problema de los autos “chocolates”, es decir, los que ingresan de Estados Unidos a México de manera ilegal. También ofreció dotar transporte público e impulsar la construcción de autopistas a San Luis Potosí y Nuevo León, así como de invertir en los puertos de Altamira y Matamoros.

Comentarios