El TLCAN "está en juego", insiste Trump para presionar a México a que frene caravana migrante

martes, 3 de abril de 2018
WASHINGTON (apro).- Otra vez, y por tercer día consecutivo, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amenazó al gobierno de México con anular al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) si no para la caravana procedente de Honduras que cruza por territorio mexicano. “La gran caravana de gente procedente de Honduras está cruzando por México camino a nuestra frontera y nuestras débiles leyes, será mejor que la detengan. Está en juego el TLCAN, vaca del dinero; así como la ayuda extranjera a Honduras y a los países que permiten que ocurra esto. El Congreso (estadunidense) DEBE ACTUAR AHORA “, escribió Trump este martes en su cuenta personal de la plataforma de Twitter. La retórica matinal del presidente de Estados Unidos en Twitter insiste en etiquetar a la caravana de familias hondureñas que la integran, como un grupo de personas que intentarán ingresar a los Estados Unidos como inmigrantes indocumentados. Los hondureños que caminan por México hacia la frontera con Estados Unidos lo están haciendo en señal de protesta a leyes migratorias y de asilo implementadas por Trump, pero no tienen como objetivo ingresar al territorio estadunidense. La aseveración de Trump en la red social es una mentira dirigida a su base electoral que desconocen la situación migratoria y económica de los países centroamericanos y de México. Trump hace todo lo que sea necesario para cumplir la promesa que hizo en 2016 a su base electoral que lo llevó a la presidencia, de deportar de Estados Unidos a los inmigrantes indocumentados, parar el flujo migratorio que entra por la frontera norte mexicana y amurallar la línea limítrofe entre las dos naciones. Hasta el momento, el Congreso federal estadunidense le ha negado a Trump la aprobación de una reforma migratoria de mano dura y los fondos para financiar la construcción del muro fronterizo. La presidencia de Trump está en medio de una disputa judicial con el gobierno de varios estados, como el de California, por desobediencia a su mandato de dejar de dar servicios sociales a inmigrantes indocumentados. A los estados, ciudades y pueblos que Trump califica de “santuarios” para inmigrantes indocumentados, los quiere sancionar quitándoles presupuesto federal aprobado por el Capitolio. Respecto al TLCAN, Trump prometió a sus electores que sacaría a su país del acuerdo firmado con Canadá y México, si no le satisface el resultado de la renegociación que se está llevando a cabo. Al gobierno de Enrique Peña Nieto, el presidente de Estados Unidos le condiciona el futuro del TLCAN con la garantía de que contenga en la frontera sur mexicana al flujo migratorio de centroamericanos. Como parte de su política migratoria, Trump ordenó la realización continua de redadas migratorias para ubicar, detener y deportar de Estados Unidos a inmigrantes indocumentados. En paralelo, anuló el Acta de Acción Diferida para los llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés) que otorga residencia y empleo temporal a unos 800 mil inmigrantes indocumentados.