Obispos llaman a 'indecisos” y 'desencantados de la política” a votar el 1 de julio

lunes, 9 de abril de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) animó hoy a votar a la gran cantidad de ciudadanos que están “indecisos” y desencantados de la política, recordándoles que en la política nunca hay “soluciones perfectas” ni “promesas aseguradas”, pero deben ser realistas y emitir su sufragio el domingo 1 de julio. En su mensaje de apertura de la 105 asamblea plenaria de la CEM, el cardenal Francisco Robles Ortega, presidente de dicho cuerpo colegiado, reconoció que “la cantidad de indecisos aún es considerable”, y entre ellos se encuentran muchísimos fieles católicos. Esta postura se debe, agregó, a que piensan que “todos los políticos son corruptos” o a que ningún candidato o partido se ajusta a “los valores innegociables del cristiano”. Y agregó: “Estas ideas nos hablan de una profunda insatisfacción ciudadana, de un profundo desencanto ante quienes nos gobiernan, sean del partido que sean”. A estos indecisos les pidió que vean la política desde un “marco realista”, pues siempre está “construida con luces y sombras, siempre tentada por la injusticia y la mentira”. Añadió: “Nunca en el territorio de la política hay soluciones perfectas y promesas aseguradas. La política versa sobre lo contingente, sobre lo opinable, sobre lo posible”. Por ello, animó a los votantes indecisos a “que salgan de este pasmo y participen activa y alegremente, con realismo y sinceridad, en las próximas elecciones”. El presidente de la CEM también indicó que ahora irán a votar 41 millones de jóvenes entre 18 y 38 años de edad, los cuales constituyen casi la mitad del padrón electoral. A ellos los instó, muy particularmente, a tener “esperanza” y a “movilizarse y luchar por un cambio positivo”. Arengó: “¡Qué gran desafío tenemos como Iglesia en los jóvenes! Los jóvenes poseen nuevos lenguajes, nuevos signos, nuevos resortes motivacionales que, si logramos detectarlos e interpretarlos con empatía y simpatía, descubriremos que no todo está perdido, sino que la dosis de esperanza para la sociedad y para la Iglesia es muy grande”. Luego señaló que, como ciudadanos responsables y cristianos comprometidos, “debemos respondernos las siguientes preguntas”: “¿Cómo vamos a contribuir todos a resolver los problemas de México? ¿Cómo vamos a atender el dolor de los pobres? ¿Cómo vamos a ayudar a quien gane para que no caiga en la tentación de la autorreferencialidad, la vanidad, la corrupción y la prepotencia?”. Por otro lado, el presidente de la CEM tocó también el tema de los migrantes, y concretamente el despliegue de la Guardia Nacional que anunció el presidente estadunidense Donald Trump en la frontera con México. Dijo: “La presencia de fuerzas militares apoyando a las autoridades migratorias norteamericanas ya son parte de un muro que se está construyendo. Un muro político y militar. Un muro indigno” Y estos muros, concluyó, “son violencia silenciosa que aplasta la dignidad de las personas, en especial, de los más necesitados”. A esta 105 asamblea plenaria de la CEM asistirán, por separado, los cuatro aspirantes a la Presidencia de la República: Andrés Manuel López Obrador, Ricardo Anaya, José Antonio Meade y Margarita Zavala. Los cerca de 150 obispos esperan que, en estos encuentros, programados para el jueves y el viernes próximos, los candidatos definan su postura ante el tema del aborto y del matrimonio homosexual. Esta asamblea inició hoy lunes y concluirá el próximo viernes 13. Se desarrolla en la sede del Episcopado, ubicada en Lago de Guadalupe, Estado de México.