Empresa fantasma que compró nave industrial a Anaya busca cancelar acuerdo con la PGR

miércoles, 30 de mayo de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Un representante legal de la empresa Manhattan Master Plan Development, creada por un prestanombres del empresario Manuel Barreiro, promovió un amparo para echar por tierra el acuerdo reparatorio hecho con la PGR. Derivado de este acuerdo se entregó al Sistema de Administración Tributaria (SAT) la nave o bodega industrial que Manhattan Master Plan Development compró a una empresa familiar del candidato presidencial Ricardo Anaya, a cambio de desistirse de acciones penales por las anomalías detectadas en el origen de los recursos con los que se efectuó esa operación. Este acuerdo reparatorio se formalizó a principios de abril pasado entre la Secretaría de Hacienda y quien entonces aparecía como apoderado legal de Manhattan Master Plan Development, Alberto López, que en realidad era chofer de Manuel Barreiro, pero aceptó figurar como representante de la empresa fantasma. En esa calidad, López López fue acusado del presunto manejo de recursos de procedencia ilícita en esta transacción, como ha informado Proceso en las ediciones de las últimas semanas, en una triangulación a través de distintas empresas en México y países conocidos como “paraísos fiscales”. El 10 de abril, en audiencia efectuada en el Centro de Justicia Penal Federal en Querétaro, el abogado de López, Patricio Kegel Jacob, informó que se había llegado a un acuerdo entre la PGR y su cliente para que la instancia se desistiera de la acusación a cambio de aportar información relevante sobre la investigación por presunto lavado de dinero al candidato de la coalición Por México al Frente, Ricardo Anaya Cortés. El segundo acuerdo asumido entre ambas partes fue la entrega del predio con la nave industrial o bodega adquirida a Junierra –empresa familiar de la que forma parte el exdirigente nacional del PAN y actual candidato presidencial– por parte de Manhattan Master Plan Development, ubicada en el lote 82 del Parque Tecnológico Innovación Querétaro, localizado en la carretera estatal 431, kilómetro 2+200, hacienda La Machorra, en el municipio de El Marqués en Querétaro, cuyo valor es de 54 millones de pesos. Este predio sería entregado a la Secretaría de Hacienda, vía el SAT, a manera de donación. En ese entonces, el abogado Kegel Jacob afirmó que Alberto López nada tuvo que ver con el proceso de compraventa del predio con la nave industrial, sino que firmó como socio de la empresa Manhattan Master Plan, “como un favor” hecho a su patrón Manuel Barreiro, pero sin obtener algún beneficio económico. A partir del acuerdo, la bodega que había sido comprada a Ricardo Anaya quedó a disposición del Ministerio Público, informó Apro en ese momento. Sin embargo, según el amparo indirecto 387/2018 presentado ante el Juzgado Décimo de Distrito en la Ciudad de México el 14 de mayo, presentado por Óscar Contreras González en calidad de representante legal de Manhattan Master Plan Development, la empresa pretende impugnar y cancelar el acuerdo reparatorio derivado de hechos consignados en la carpeta de investigación FED/SEIDO/UEIORPIFAM-CDMX/0000979/2017. La solicitud de amparo impugna los actos del agente de la Unidad Especializada en Investigación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita y de Falsificación o Alteración de Moneda, de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) de la Procuraduría General de la República (PGR). Con ello, la empresa se niega también a cumplir con la entrega del inmueble al SAT, y también pretende cancelar el pago de rentas al Sistema de Administración y Enajenación de Bienes (SAE). Dos días después de que fue presentado este amparo, el juez décimo de distrito declaró incompetencia para resolverlo, con el argumento de que “se reclaman actos que trataron de ejecutarse en el municipio de El Marqués, estado de Querétaro”. Por ello, remitió el expediente a los juzgados de distrito de esa entidad para que se asigne a uno de ellos, con el fin de darle resolución al caso.

Comentarios