'Aurelio y yo caminamos juntos para ayudar a Meade”, dice Juárez Cisneros al asumir dirigencia del PRI

viernes, 4 de mayo de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En la sesión extraordinaria del Consejo Político Nacional del PRI, René Juárez Cisneros tomó protesta como presidente nacional del partido, cargo que asumió “con humildad, no debilidad” y con el que pidió que no haya rencores ni amarguras, sino que se demuestre con casta que se puede ganar. Luego de asumir la dirigencia del PRI, el exgobernador de Guerrero declaró que trabajara en unidad con Aurelio Nuño, para que la campaña del candidato presidencial, José Antonio Meade, triunfe el próximo 1 de julio. “Que no exista ninguna duda, Aurelio y yo caminamos juntos, compartimos el mismo propósito: ayudar a Meade”, sostuvo el nuevo presidente del nacional del priismo. Juárez Cisneros indicó que a partir de ahora el partido y el equipo de campaña “son dos rieles de una misma vía” y que armonizarán sus visiones con el propósito de generar confianza y entusiasmo para ganar. “Somos un partido con alma, no barco frágil”, aseguró el político guerrerense, tras advertir que se quedarán frustrados quienes quieren ver derrotados a los priistas en esta elección. “¡Si podemos ganar!”, alzó la voz en la sesión extraordinaria del Consejo Político Nacional al pedir a los priistas unidad y cerrar el paso al resentimiento. Además, dijo que ante las elecciones en los estados y municipios jamás habrá desprecio por algún militante y que se hará campaña de abajo hacia arriba, es decir, buscando los votos que están en el territorio. Juárez Cisneros desestimó las encuestas que ponen a Meade y al PRI en tercer lugar, al decir que ninguna medición convence y que la mejor será la del 1 de julio. Sin mencionar a Andrés Manuel López Obrador, se refirió al líder de Morena al señalar que las actitudes intolerantes no tienen cabida en la democracia. “Apostamos al encuentro y a la conciliación, al respeto a la ley. Apostamos a un proyecto que les sirva a los mexicanos, que de confianza y certidumbre”, expuso apuntando que eso es lo que representa Meade. La ambición desmedida por el poder, advirtió, ciega a algunos y los priistas no quieren un país hecho pedazos, confrontado y dividido. “Lo que queremos es un México donde se respete la ley, que genere confianza y certidumbre. A eso le apostamos con José Antonio Meade”, reiteró. Para ello, pidió a los priistas ir al encuentro de la desesperanza de muchos, enfrentar este desafío con honor y dignidad, con ánimo de triunfo y con la frente en alto. “Salgamos a la conquista del voto del corazón y de la razón”, proclamó Juárez Cisneros en su nuevo papel de dirigente nacional del PRI, a menos de dos meses de que concluya la elección.