Germán Martínez, Gabriela Cuevas y Manuel Espino arropan a AMLO en mitin en la Benito Juárez, bastión panista

lunes, 7 de mayo de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Una vez más flanqueado por expanistas, en esta ocasión por Germán Martínez y la senadora Gabriela Cuevas, así como por los candidatos a diputados federales, locales y a la alcaldía de Benito Juárez, Andrés Manuel López Obrador se mofó de la propuesta de su oponente del PAN, Ricardo Anaya, de bajar el precio de la gasolina. “Aquí abro un paréntesis. Es que no me aguanto: ayer salió que Anaya va a bajar el precio de la gasolina –burlas y chiflidos–, ¡qué populista el Anaya!”, se mofó López Obrador, pero pidió zanjar el tema cuando sus simpatizantes comenzaron a corear: “¡Culero! ¡Culero!” El tabasqueño, atajó: “¡No, no, ya, ya, cierro el paréntesis!”. Apenas el viernes pasado dos expresidentes del PAN, Manuel Espino y Germán Martínez Cázares, arroparon a López Obrador en otro exbastión panista: Mérida, la capital yucateca. Durante su discurso el tabasqueño repitió sus propuestas de campaña: que vivirá en Palacio Nacional y venderá el avión presidencial que costó 7.5 mil millones de pesos. También ofertará la flota de 54 jets oficiales, de los cuales seis fueron comprados durante este sexenio, y cada uno presuntamente costó mil millones de pesos, así como los 118 helicópteros del gobierno federal, que se reconvertirán en ambulancias aéreas para el traslado de enfermos. López Obrador recriminó que el actual gobierno está adquiriendo en la actualidad ocho helicópteros artillados por 25 mil millones de pesos. “No queremos armamentismo”, señaló, mientras Manuel Espino, otro expresidente nacional del PAN, tomaba fotos. El exjefe de gobierno local también destacó la creación del programa “Jóvenes construyendo futuro”, y se sumó a la propuesta de la Coparmex para elevar el salario mínimo a cien pesos diarios. Jubilados de Mexicana de Aviación “Habrá un plan educativo sin afectar los derechos laborales de los trabajadores, pensión para discapacitados pobres, y se atenderá, de inmediato, a los damnificados de los sismos. Hablaremos del caso de los trabajadores jubilados de Mexicana de Aviación, veremos su caso”, ofreció, pues en la “asamblea informativa” destacaba una manta con la leyenda: “Sobrecargos jubilados de Mexicana de Aviación, abandonados por el PRIAN, estamos con AMLO”. Luego el tabasqueño se refirió a no confiarse en que, según sus datos, van 20 puntos arriba en las preferencias del electorado. “No nos confiamos con que vamos arriba, porque ya sabemos que no quieren perder el privilegio de mandar”, alertó. Por eso, consideró importante dejar del lado la discusión sobre la matriz partidista de quienes se suman a su movimiento. “Ahora nos unimos todos, después de la elección cada quién su militancia partidista”, concedió. “¿Qué ganamos con pelearnos por cuestiones partidistas si los problemas son otros? ¿Qué ganamos? Si los gasolinazos nos afectan a todos, las reformas nos afectan a todos. ¡Vamos a unirnos! Sólo el pueblo puede salvar al pueblo, sólo el pueblo puede salvar a la nación”, clamó entre aplausos de los asistentes y mujeres que se desgañitaban con gritos de “¡te amo!” El tabasqueño celebró que muchos militantes de otros partidos se estén sumando al movimiento para transformar al país. Recordó que, en el pasado, la delegación Benito Juárez era muy panista. Incluso trajo a colación que un expanista, con un excelente historial profesional, como Bernardo Bátiz, perdió en una elección en esa demarcación. “¡Pero ya se gana!”, gritó varias veces una mujer desde la abarrotada miniplaza que facilitó la delegación, luego de que desde temprana hora instalara juegos para niños, pese a que frente a la sede de la Benito Juárez está el parque de Los Venados. Entre pancartas con la consigna: “Vota todo por Morena”, López Obrador prometió regresar a la aún delegación Benito Juárez como presidente electo. Los seguidores del tabasqueño debieron instalar el templete frente a la explanada de la puerta principal de la delegación, donde colocaron grandes letras con la palabra “Morena”. Por ese lugar ingresaría más tarde López Obrador, abriéndose paso por un camino formado por vallas, a un costado de la Fiscalía Desconcentrada de Investigación en Benito Juárez. Además, se instaló una mesa para el registro de representantes de casilla y se colocaron hojas con la leyenda: “¡Haz patria! Cuida una casilla. Morena”. El ahora tres veces candidato presidencial subió al templete a las 18:18, un minuto después de la candidata de la coalición Morena-PES-PT al gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, quien aseguró que triunfaría porque, añadió, en la ciudad no se puede distinguir al PRI del PAN o del PRD. La exdelegada en Tlalpan prometió acabar con las fotomultas, el excesivo desarrollo inmobiliario, los incrementos al predial o el agua, ofreció que no habrá impuestos y que apoyaría a los damnificados del sismo, así como abrir la oportunidad a los jóvenes con cinco nuevas preparatorias en la capital. “Quedan pocos días de la elección. Hay que cuidar las casillas en la Ciudad de México. Tenemos que salir a votar todos el 1 de julio”, pidió antes López Obrador, al tiempo que Gabriela Cuevas, la expanista, coreaba “¡presidente!” Sin querer, el candidato a la alcaldía de Benito Juárez, Fadlala Akabani, recordó un hecho histórico, cuando en 2005 los panistas querían impedir la primera candidatura presidencial de López Obrador --quien entonces era jefe de gobierno capitalino-- y el expresidente Vicente Fox quería encarcelar al tabasqueño por el caso El Encino, y fue precisamente Gabriela Cuevas, junto con Jorge Lara, quienes pagaron una fianza de 2 mil pesos para que Andrés Manuel no terminara en la cárcel y se catapultara su fuerza política. Akabani se refirió al Consejo Mexicano de Negocios (CMN) quienes, dijo, hacen creer al pueblo que representan a todos los empresarios, pero sólo forman parte de un pequeño grupo que quiere “interferir en esta elección sin dar la cara”. Sin embargo, exclamó: “¡La democracia no está en venta! Posteriormente, López Obrador celebró dos mítines más en las delegaciones Coyoacán e Iztapalapa.