La CNDH condena ataque a soldados en Coyuca de Catalán y exige 'que no haya impunidad”

miércoles, 9 de mayo de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) condenó el ataque que sufrieron soldados del 34 Batallón de Infantería, en Coyuca de Catalán, Guerrero, en el que murieron tres efectivos y tres más resultaron heridos, y exigió que “en este caso no haya impunidad”. En un breve comunicado, el organismo presidido por Luis Raúl González Pérez expresó su solidaridad con los familiares de los fallecidos, los sobrevivientes lesionados, así como el secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos Zepeda. Los militares murieron a consecuencia de una emboscada cuando acudían al pueblo de Monte Grande, municipio de Coyuca de Catalán, de donde salió una llamada de auxilio que movilizó a los soldados y a policías estatales. Horas antes del ataque, apareció en la zona urbana de Coyuca de Catalán el cuerpo sin vida del candidato a diputado federal por el PRI y alcalde con licencia, Abel Montúfar, cuya familia es propietaria de un rancho ubicado precisamente en Monte Grande, a donde acudían elementos del 34 Batallón de Infantería y policías estatales. Los militares fueron atacados antes de llegar al rancho de la familia Montúfar desde donde se recibió una llamada de auxilio, de que hombres armados habían secuestrado a un trabajador, quien fue dejado en libertad después de la emboscada. En su comunicado, la CNDH reprobó “todo acto de violencia y cualquier conducta que esté fuera de la ley” y demandó a las autoridades competentes “que en este caso no haya impunidad”. También exigió una investigación exhaustiva, “con pleno respeto a los derechos fundamentales, para deslindar responsabilidades y que los autores sean presentados ante la justicia para que reciban el castigo que en derecho proceda”. La CNDH destacó que vigilará el desarrollo de los acontecimientos, “en el ámbito de sus competencias constitucionales”.