Emilio Lozoya y Enrique Peña, 'sinónimos de corrupción e impunidad”: Santiago Nieto

viernes, 22 de junio de 2018
CIUDAD DE MEXICO (apro).- Emilio Lozoya Austin y la administración de Enrique Peña Nieto son sinónimos de corrupción e impunidad. Así lo aseguró el extitular de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (FEPADE), Santiago Nieto Castillo, tras anunciar que el 18 de junio fue denunciado nuevamente ante la PGR por Lozoya Austin, exdirector de Pemex, protagonista de la trama de corrupción y sobornos que envuelve el caso Odebrecht, investigado por Nieto Castillo y por lo cual fue despedido el pasado mes de octubre. En conferencia con medios de comunicación, desde la sala de prensa del INE, el exfiscal electoral reviró: "El hecho de que un hombre sin escrúpulos y sin ética, Emilio Lozoya, me denuncie es una prueba irrefutable de que México debe cambiar. Me enorgullece que me denuncie. Porque precisamente por el desmantelamiento de Pemex y los casos de corrupción, no sólo con Odebrecht sino en general, el nombre de Lozoya y esta administración son sinónimo de corrupción y de impunidad. Somos uno de los países más corruptos del mundo”, declaró Santiago Nieto. Luego recordó que México y Venezuela son los únicos países involucrados en el escándalo Odebrecht en que ningún servidor público de mando superior ha sido procesado penalmente, lo que adjudicó a la falta de capacidad institucional para combatir la corrupción. Expuso la que, a su juicio, es la razón principal: “El pacto de impunidad que protege a personas que, como Lozoya, violan la ley y se escudan en su poder para no enfrentar la justicia”, acusó Nieto Castillo. “Esto tiene que cambiar. La corrupción, la impunidad y la frivolidad son elementos que se encuentran en nuestra vida pública y que han llegado a límites insospechados en la actual administración. Nunca el país había vivido este nivel de vulneración a la legalidad y de crecimiento desbordado de la corrupción”, remató. Hablando de abusos y frivolidad, apuntó de nueva cuenta a Lozoya Austin, a quien señaló de viajar “todos los días” de su domicilio a Pemex en helicóptero cuando era director. Sobre la nueva denuncia en su contra, la octava desde que fue despedido “de forma ilegal” de la FEPADE por el gobierno federal, se dijo calumniado y explicó el motivo: La mañana del 13 de junio, el día después del tercer debate presidencial, en el que el cadidato priista José Antonio Meade Kuribreña acusó a Javier Jiménez Espriú --potencial secretario de Comunicaciones y Transportes en un eventual gobierno de Andrés Manuel López Obrador-- de estar involucrado en el caso Odebrecht, Santiago Nieto escribió en la red social Twitter: “Revisé mis documentos del caso #Odebrecht. No aparece Jiménez Espriu. Aparecen transferencias al menos por 16 millones de dólares a cuentas en Antigua, Mónaco, Suiza para empresas como Zecapan SA, Latin American Asia Capital Holding, Innovation R. E. Atrás de todo: Emilio Lozoya”. Ocho horas más tarde, por la misma vía, agregó: “Los documentos mencionados son anotaciones propias tras leer el expediente, información que ya es pública del caso #Odebrecht y así como de documentos relacionados con la carpeta de investigación que hay en mi contra. Soy un hombre de leyes y tengo claro cuáles son sus límites”, lanzó entonces. En su nueva denuncia, Emilio Lozoya se valió de esos dos tuits para acusar a Nieto de haber sustraído la carpeta de investigación del caso Odebrecht de la FEPADE. “Es un invento. Soy un hombre de leyes. Sé qué puedo o qué no puedo hacer dentro del marco legal. La carpeta está en la Fepade. La información sobre los montos de los sobornos, los países y los nombres de las empresas que cito en el tuit fueron dados a conocer por tres altos directivos de la empresa Odebrecht desde noviembre de 2016, casi un año antes de que se iniciara la investigación de Fepade. No es documentación reservada a la carpeta. “Por cierto, no aparece Jiménez Spriu en ninguno de esos documentos y sí aparece Emilio Lozoya”, concluyó Santiago Nieto, hoy sumado a la campaña de Andrés Manuel López Obrador.