En mitin con suegro de Emilio Azcárraga, AMLO suaviza confrontación con empresarios con un llamado de 'amor y paz”

domingo, 3 de junio de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- Las tensiones entre los magnates mexicanos y el candidato puntero Andrés Manuel López Obrador se frenaron hoy con el llamado del político a poner al país por encima de los intereses personales o de grupo. Justo hoy, cuando el Consejo Mexicano de Negocios (CMN) anunció que convocará a reuniones privadas con los cuatro candidatos presidenciales, el abanderado de la coalición Morena-PT-PES relanzó su llamado de “amor y paz” durante una entrevista concedida a medios en Tecámac, Estado de México. [caption id="attachment_537009" align="alignnone" width="1200"]López Obrador en Técamac, Estado de México. Foto: Germán Canseco López Obrador en Técamac, Estado de México. Foto: Germán Canseco[/caption] “Ayudan mucho los empresarios, porque no se podría pensar en un plan de desarrollo para impulsar la actividad productiva, para que haya empleo y haya bienestar, sin los empresarios”, apuntó el presidenciable. Tras un mes de tensiones entre algunos miembros del CMN, esta semana las acciones de intromisión de los empresarios en el proceso electoral se radicalizaron al enviar cartas y comunicados a sus trabajadores, alertando sobre los peligros del “populismo”, y en algunos casos anticipando la posibilidad de problemas económicos si López Obrador gana la elección. De hecho, en su edición actualmente en circulación, el semanario Proceso adelanta que existe un plan para radicalizar aún más las acciones del alto empresariado para conseguir frenar el posicionamiento electoral de la coalición Juntos Haremos Historia, que abandera al exjefe de gobierno capitalino. En uno de los municipios mexiquenses, al oriente de la Ciudad de México, López Obrador precisó que ya ha dejado muy claro que los empresarios no tendrán problemas en su gobierno, que serán respetados y buscará la convergencia de los sectores público, privado y social. La gira iniciada en Tecámac continuó por la Ciudad de México, donde López Obrador visitó las delegaciones Gustavo A. Madero, Venustiano Carranza y Tláhuac, con amplias concentraciones, en las que se hizo acompañar del empresario Marcos Fastlicht, suegro de Emilio Azcárraga y asesor de seguridad del tabasqueño, así como de su enlace con el empresariado, Alfonso Romo. La postura de López Obrador respecto a los empresarios había sido adelantada desde el pasado viernes, cuando Alfonso Romo dijo al diario Reforma que era momento de cerrar filas por el bien del país.

Comentarios