La CNDH inspecciona zonas de Nuevo Laredo donde ocurrieron desapariciones

jueves, 7 de junio de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) inspeccionó las zonas donde ocurrieron las desapariciones de personas en Nuevo Laredo, Tamaulipas, y refrendó la importancia de las medidas cautelares solicitadas a la Secretaría de Marina (Semar) y a la Procuraduría General de la República (PGR) para preservar y proteger los derechos de las víctimas y sus familiares. En un comunicado, el organismo dio a conocer que se reunieron con familiares de las víctimas de desaparición y encabezaron una reunión de trabajo entre autoridades federales y municipales para conocer los avances de las investigaciones. Durante el encuentro, realizado en la presidencia municipal de Nuevo Laredo, Enrique Guadarrama López, segundo visitador general de la CNDH, reiteró a las víctimas y sus familiares que se continuará con la labor de acompañamiento, y de manera particular cuando entreguen a la Fiscalía de la PGR las pruebas con que cuentan para que se integren a las correspondientes carpetas de investigación. De igual manera, reconoció la presencia de funcionarios de diferentes instancias en el encuentro, y los invitó a trabajar juntos en la búsqueda de las personas hasta ahora desaparecidas, así como determinar las responsabilidades de carácter penal por la muerte de 13 personas cuyos cuerpos fueron localizados. En su oportunidad, Rafael Adrián Avante Juárez, subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, recomendó a los familiares de las víctimas no contestar a llamadas sospechosas en sus teléfonos celulares ni proporcionar información respecto de sus familiares a cualquier persona. Expresó la disposición de las autoridades para avanzar en las investigaciones y les pidió que con confianza expresen ante la Fiscalía de la PGR lo que pueda fortalecerlas. Como parte de esa gira de trabajo, el personal de la CNDH, integrado por visitadores adjuntos, abogados, psicólogos y peritos forenses, y encabezado por el segundo visitador general, también recorrió brechas y caminos vecinales de la zona norte de Nuevo Laredo, así como colonias populares del municipio colindante de Colombia, Nuevo León, donde realizaron inspecciones oculares en diferentes lugares, como el sitio donde una mujer y sus dos hijas fallecieron a consecuencia de disparos de arma de fuego realizados presuntamente desde un helicóptero de la Semar. Al término del encuentro con casi 50 familiares de personas desaparecidas que expusieron su caso, donde también estuvo presente Jan Jarab, representante en México de la ONU-DH, los funcionarios participantes expusieron ante los medios de comunicación los motivos de la misma y asumieron distintos compromisos. De acuerdo con Guadarrama López, coincidieron en tres aspectos fundamentales: continuar con la búsqueda de víctimas con vida; avanzar en el desahogo de pruebas con la prioridad de garantizar la verdad y la justicia, así como brindar a los familiares de las víctimas atención médica y psicológica, asesoría jurídica y traslados. El segundo visitador general refrendó el compromiso de la CNDH de continuar la investigación de estos asuntos para determinar, en su caso, responsabilidades por violación de derechos humanos, y solicitó a las autoridades ministeriales determinar las responsabilidades penales por la comisión de delitos. Guadarrama López expresó su condena al delito de desaparición forzada de personas y demandó que hechos como los ocurridos en Nuevo Laredo no se repitan. “Ni una desaparición más en ese ni en otro lugar del país”, soltó. Finalmente, dio a conocer que el equipo de la CNDH continuará laborando en la zona, y que una vez concluida su investigación, el organismo emitirá la resolución que a Derecho corresponda.