Se desbordan aires triunfales en el búnker de Morena al cierre de casillas

domingo, 1 de julio de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La hora de los abrazos prolongados, besos tronados y lagrimas. Apenas se anunciaban los resultados de las encuestas de salida, cuando la plana mayor de Morena festinaba en el lobby del hotel Hilton, habilitado como centro de prensa y sala de invitados especiales. Con el horario de votación cumplido, el sitio se volvió un hervidero. Poco a poco, los invitados especiales se sumaban a una exultante Yeidckol Polevnsky, la dirigente del partido que, a cuatro años de haber obtenido el registro, lleva ventaja prácticamente irreversible, en encuestas de salida difundidas apenas después de las 18:00 horas, respecto a las entidades federativas que eligieron gobernador. La ventaja estaba anunciada: la Ciudad de México, Chiapas, Morelos y Tabasco son para la coalición “Juntos Haremos Historia”, con tendencias irreversibles. Puebla y Veracruz en empate técnico y, prácticamente la certeza de haber ganado con amplio margen la elección presidencial. Yeidckol es la más solicitada, muy cerca del secretario de Comunicación del partido, Jesús Ramírez. Por la acera, Martí Batres va y viene. Y poco a poco, miembros del gabinete, como Irma Eréndira Sandoval, arriban al sitio. El equipo de seguridad del hotel comienza a reforzarse. En sus radios giran la instrucción: a la sala VIP no entra la prensa. Yeidckol instruye: “vámonos con los VIP a la sala”. Y en el trayecto, sigue recibiendo abrazos y felicitaciones, antes de desaparecer en un elevador, con amplio séquito.

Comentarios