Tras encerrona, integrantes del eventual gobierno de AMLO muestran actitud de triunfo y confianza

domingo, 1 de julio de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Integrantes de la cúpula de Morena salieron de la reunión con Andrés Manuel López Obrador con una actitud de triunfo y de confianza en que el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia será el próximo presidente de México. - ¿Cómo está Andrés?, preguntó a Olga Sánchez Cordero la gente aglutinada afuera de la casa de campaña del candidato, ubicada en la colonia Roma. "Feliz, igual que nosotros", contestó la mujer, quien sería secretaria de Gobernación en la futura administración en caso de confirmarse la victoria de AMLO. "Es un día histórico para México" aseveró por su parte Marcelo Ebrard Casaubón, quien salió de la casa de campaña acompañado por el magnate regiomontano Alfonso Romo y Héctor Vasconcelos, el eventual canciller del gobierno de AMLO. Así, los integrantes del eventual gobierno de López Obrador se presentaron con amplias sonrisas y una actitud confiada a la oficina del candidato de Morena para sostener ahí una reunión a puerta cerrada. A partir de las cinco de la tarde, Tatiana Clouthier Carrillo, Marcelo Ebrard Casaubón, Olga Sánchez Cordero, Javier Jiménez Espriú, Héctor Vasconcelos, Marcos Fastlicht Sackler y Miguel Torruco Marqués, entre otros, llegaron al edificio ubicado en la calle Chihuahua de la colonia Roma Norte. Si bien se negaron a compartir información sobre las elecciones o adelantar resultados, los integrantes del eventual gobierno de López Obrador exteriorizaron su alegría de manera un poco exagerada. A los reporteros que les preguntaban si confiaban en un triunfo de su candidato, varios contestaron: "¿No se me ve en la cara?". Sánchez Cordero, quien sería titular de la Secretaría de Gobernación, sólo acotó que a “Andrés Manuel le gusta mucho el Zócalo”. El tabasqueño, en tanto, arribó al lugar poco antes de las seis de la tarde en su Jetta Clásico blanco. Al notar su presencia, unas personas aglutinadas fuera de la oficina comenzaron a gritar: "¡Pre-si-dente, pre-si-dente!". El candidato bajó de su vehículo con una bandera de México en la mano derecha y la levantó frente a los fotógrafos instalados del otro lado de las rejas. Previo al arranque de la encerrona, los posibles integrantes del gabinete de López Obrador se concentraron en la terraza techada del edificio. Desde la calle se lograba escuchar sus risas. "No he visto las encuestas, pero estamos muy, muy contentos", declaró el magnate Alfonso Romo cuando acudió al recinto, recién llegado de Monterrey.