Los gobernadores ceden a 'superdelegados” de AMLO; el tabasqueño les pide emular reuniones 'mañaneras”

lunes, 27 de agosto de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El segundo encuentro entre Andrés Manuel López Obrador y los gobernadores en funciones y electos terminó por despresurizar la inconformidad que al menos diez mandatarios habían manifestado sobre la creación de coordinaciones estatales que sustituirán las delegaciones federales. El mandatario de Chiapas, Manuel Velasco Coello, presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), dio a conocer que en la encerrona López Obrador les expuso los 25 lineamientos de lo que será su administración, y les ofertó mesas de trabajo interinstitucionales con las comisiones que funcionan en dicho órgano de los ejecutivos estatales. Los mandatarios terminaron plegándose a la propuesta de austeridad que enarbola el presidente electo, inclusive, hasta admitir la figura de los “superdelegados”, revisar el gasto público para concluir obras pendientes, e impulsar los proyectos prioritarios de la administración que está por iniciar. Las mesas se establecerán bajo la coordinación del futuro secretario de Hacienda, Carlos Urzúa. El tono de las expresiones varió esta mañana, cuando inclusive mandatarios que se habían mostrado críticos se tomaron fotografías con los miembros del gabinete que iniciará su gestión el próximo 1 de diciembre, como fue el caso de los priistas Alejandro Murat, gobernador de Oaxaca, y Alejandro Cárdenas, de Campeche. “Ningún gobernador se manifestó en contra de la figura de los nuevos delegados federales”, subrayó Velasco Coello, aunque precisó que destacó el interés en que dichas funciones sean bien definidas. Fue más allá respecto de la propuesta del presidente electo: “Hay absoluto respeto a la soberanía de los estados”. Según el gobernador de Chiapas, el político tabasqueño propuso sostener reuniones periódicas en materia de seguridad y convocó a celebrar reuniones matutinas similares a las que él encabezará una vez que inicie su administración. Al encuentro asistieron los gobernadores electos, sin embargo, destacó la ausencia de Erika Alonso, por lo pronto gobernadora electa de Puebla, cuya elección fue impugnada precisamente por la alianza que llevó como candidato presidencial a López Obrador.

Comentarios