La CNDH alerta sobre violaciones a derechos por la contaminación atmosférica urbana

miércoles, 29 de agosto de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) alertó sobre violaciones a los derechos a salud, nivel de vida adecuado, medio ambiente sano e información pública, ocasionadas por la contaminación atmosférica urbana. En la Recomendación General 32, dirigida a las secretarías de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Energía (Sener), Economía (SE) y Salud (SSA); a la Comisión Reguladora de Energía (CRE) y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), así como a gobernadores y el jefe de Gobierno de la Ciudad de México y presidentes municipales, la CNDH dio cuenta de diversas violaciones de derechos humanos, entre ellas, “la falta de revisiones exhaustivas y actualizaciones de las Normas Oficiales Mexicanas (NOM) en materia de salud ambiental”. Ante las deficiencias, el organismo recomendó a la Secretaría de Salud que adopte estándares de la Organización Mundial de la Salud (OMS), con la finalidad de “elevar los parámetros de protección en salud en todo el país”. En su investigación, la CNDH detectó una “inadecuada implementación y/o funcionamiento de las estaciones y redes de monitoreo atmosférico a nivel nacional”, cuya función es determinar los índices de contaminación en las ciudades, información que envían al Sistema Nacional de Información de Calidad del Aire (SINAICA). Ante los desperfectos detectados, se recomendó a las autoridades de todo el país tomar “medidas de reparación, funcionamiento y seguimiento necesarias para su correcto funcionamiento y puntual información al SINAICA”, situación que deberá ser inspeccionada por la Profepa. La recomendación fue presentada por el sexto visitador general, Jorge Ulises Carmona Tinoco, quien alentó al uso de transporte público urbano en centros de población y las alternativas al uso intensivo del automóvil, considerado como “generador importante de emisiones contaminantes”. A los gobernadores y presidentes municipales, la CNDH recomendó “la revisión de vehículos y concesiones de transporte público, para detectar unidades altamente contaminantes y estudiar la viabilidad de su reemplazo por unidades cero emisiones”. El visitador destacó que, en futuras concesiones, se deberá incentivar “la utilización de unidades libres de contaminantes para transitar a un transporte público urbano accesible, eficiente, asequible y no contaminante, que garantice el derecho a un nivel de vida adecuado”. De acuerdo con la Recomendación general, las autoridades estatales y municipales deberán implementa políticas “tendientes a incentivar movilidades alternativas al uso de automóvil a base de gasolina, la concientización de las consecuencias ambientales del empleo intensivo de combustibles fósiles como las gasolinas y diésel en las ciudades”. Por medio de este documento, la CNDH instruyó a la Semarnat a “brindar todo el apoyo técnico necesario a las autoridades locales para la planeación de medidas de mitigación y control de la contaminación atmosférica en las ciudades”. A las secretarías señaladas y a la CRE, recomendó “implementar mecanismos para cumplir con las especificaciones sobre combustibles fósiles para que éstos cumplan con un estándar óptimo de calidad, disponer de laboratorios de pruebas, unidades de verificación u organismos de certificación acreditados y aprobados por la ley específica, al igual que la distribución y su debida inspección de las gasolinas y diésel disponibles en las estaciones de servicio de todo el país”. De manera particular, la CNDH pidió a la CRE realizar un estudio que tome en cuenta las observaciones del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático, y otros referentes ambientales, “para no distribuir gasolinas con etanol al 10% en diversas partes del país, lo que podría ser un factor determinante en el aumento de contaminación atmosférica”. En ese sentido, el organismo también recomendó a la Semarnat a llevar a cabo estudios técnicos “para la emisión de una norma oficial mexicana sobre límites máximos de emisión sobre compuestos orgánicos volátiles, con la finalidad de tener más certidumbre en la gestión de la calidad del aire en México”.

Comentarios