Jamás el Ejército para reprimir al pueblo: López Obrador

sábado, 29 de septiembre de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- A poco más de 48 horas de conmemorar la matanza de estudiantes de aquel 2 de octubre de 1968, el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador se presentó en la Plaza de las Tres Culturas, donde prometió no utilizar al Ejército para reprimir al pueblo. No sólo eso, el tabasqueño anunció la creación de una guardia civil, integrada por el Ejército, la Marina y la Policía Federal de forma que funcionen como un “ejército de paz”. Ante miles de simpatizantes, López Obrador soltó: “En esta plaza, hacemos el compromiso, de no utilizar, nunca, jamás el Ejército para reprimir al pueblo de México… Tenemos un grave problema de inseguridad y violencia en el país y vamos a buscar la manera de enfrentarlo sin el uso de la fuerza. Vamos atender las causas de la violencia en México”. El futuro presidente de México estuvo flanqueado por la jefa de gobierno capitalina, Claudia Sheinbaum; Martí Batres, presidente de la mesa directiva del Senado de la República; Mario Delgado, coordinador del grupo parlamentario de Morena en la Cámara de Diputados; así como por la legisladora Dolores Padierna. Todos integrantes de Morena. Bajo los rayos del sol de mediodía y ante la multitud que le aplaudió y coreó cada una de las propuestas, AMLO lanzó la propuesta de formar un “Ejército de paz”. “Tenemos que tomar en cuenta que el Ejército es pueblo uniformado, no ven a los soldados como enemigos, yo recorro todo el país y sé de donde son los soldados, hijos de comerciantes, de campesinos”, dijo López Obrador. “Vamos hacer un llamado para darle un giro al Ejército. Los marinos y los soldados tienen que ayudarnos sin el uso de la fuerza como un Ejército de paz, nos tienen que ayudar para garantizar la seguridad interior y la seguridad pública. Vamos a crear una guardia civil a nivel nacional con el apoyo de la Marina, el Ejército y la Policía Federal”, explicó. La llegada de López Obrador a la simbólica Plaza de las Tres Culturas causó alboroto entre sus seguidores quienes le tendían la mano para saludarlo y también los celulares para captar alguna selfie. Otros más lanzaban peticiones, algunos le corearon porras. Es que el nuevo presidente es un icono hasta de la mercadotecnia informal que convierte su figura en llaveros, en peluches, en la estampa de playeras, gorras, paraguas y hasta su botarga fue solicitada para las fotos. López Obrador dio un trato especial a Claudia Sheinbaum a quien tomó de la mano triunfante y la paseó por el escenario con los brazos hacia al cielo. También la llenó de elogios como “una mujer inteligente, con convicciones y honesta”. AMLO prometió apoyar todos los programas de quien encabezará la Ciudad de México y que según la misma exdelegada de Tlalpan, serán unas 30 acciones a desarrollar. Mencionó algunas como el derecho a la vivienda digna para los damnificados de los sismos, la gratuidad en los Cendis de la ciudad, la construcción de cinco preparatorias, médicos en todos los turnos, culminar hospitales, orden en desarrollo urbano, saneamiento integral de ríos y manejo integral de la basura. Además la realización de seis festivales y seis ferias, la inversión histórica en la ciudad y en el mantenimiento del Metro, impulso a la zona industrial de Vallejo y el reconocimiento a los pueblos originarios de la ciudad, entre otros. Por su parte, el tabasqueño recordó que las promesas de campaña se cumplirán: Que no habrá nuevos impuestos, ni gasolinazos, tampoco endeudará más al país. Además de que los que ganen más en la “burocracia dorada” se les acabarán los privilegios y los que ganen menos, ganarán un poco más. El presidente electo se detuvo en el tema de ProMéxico, creado en el sexenio de Felipe Calderón. “Hay una oficina que se llama ProMéxico que tiene 47 oficinas en muchas ciudades ¿Ustedes han visto una oficina ProAlemania, ProFrancia? Crearon las oficinas para poner a sus influyentes. Los consulados y embajadas serán  las encargadas de establecer las relaciones comerciales, culturales y turísticas. Esto no les gusta a los fifís. No puede haber gobierno rico, con pueblo pobre”.

Comentarios