Ante la incidencia del abuso sexual contra niños, el PRI en San Lázaro propone aumentar las penas

martes, 4 de septiembre de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Cuatro millones y medio de niños en México son víctimas de abuso sexual y sólo el 2% de los casos es denunciado, reveló en tribuna la diputada priista María Lucero Saldaña Pérez, quien a nombre de su fracción presentó unas reformas a la Ley de Niñas, Niños y Adolescentes para establecer “protocolos de actuación” y evitar con ello el delito. Con esta iniciativa de modificación, los priistas se estrenaron en su nueva condición de minoría (47 legisladores) en San Lázaro. Durante la presentación, la priista recordó que México tiene el deshonroso primer lugar en pornografía infantil a nivel mundial. Saldaña Pérez destacó que el abuso infantil es un “delito silenciado, oculto, difícil de medir, pero mucho más frecuente de lo que se piensa, que mayoritariamente ocurre entre cuatro paredes, perpetrado por quienes no se esperaría”. La mayor parte de las víctimas guardan silencio “y muchas seguirán calladas si no hacemos algo”, aseguró la legisladora poblana, quien recordó que los niños no van a los ministerios públicos a denunciar la agresión porque desconocen que es un delito. La diputada informó que el sistema de protección integral de derechos de niñas, niños y adolescentes muestra que el 90% de los delitos sexuales contra niñas y adolescentes no son denunciados, sobre todo, si hay más mujeres, pero esto involucra también al género masculino. Sin embargo, las consecuencias del abuso sexual devienen en suicidios, adicciones, depresión y violencia. La legisladora pidió estar atentos a lo que pasa en cada uno de los hogares porque, en muchos de los casos, las personas más cercanas son quienes incurren en el abuso sexual, por ejemplo: tíos, primos, hermanos, familiares, padres, padrastros, etcétera. El Comité de Derechos del Niño tipifica como abuso sexual toda actividad impuesta por un adulto hacia un niño contra el que tiene derecho a la protección de derecho penal. También se consideran las actividades sexuales impuestas por un niño hacia otro, y el abuso implica esa imposición de comportamiento de contenido sexual, sobre todo, en desigualdad, en asimetría de poder, por lo que se da a través de engaño, fuerza, mentira y manipulación. Saldaña Pérez consideró que la comunidad escolar debe ser garante de la protección de la niñez y, para ello, fue propuesto un protocolo de actuación, de prevención, atención y canalización. La modificación también incluye que el tipo penal sea clarificado, se aumente la sentencia y sea adoptada la Unidad de Medida y Actualización en la determinación de la pena por abuso sexual y agregar circunstancias para que el delito dsea perseguido por oficio. Todo ello en el Código Penal Federal. La iniciativa presentada fue turnada a las Comisiones Unidas de Derechos de la Niñez y de Justicia para dictamen.

Comentarios