Desde NL, López Obrador plantea nueva reforma con fiscalizaciones por sorteo

martes, 4 de septiembre de 2018
MONTERREY, NL. (apro).- En su primer visita a Nuevo León como presidente electo, Andrés Manuel López Obrador tuvo un encuentro terso con los empresarios, a los que les ofreció seguridad, respaldo, jubilación de gasolinazos, simplificación tramitaría y hasta el anuncio de colocar a una regia como titular del Sistema de Administración Tributaria (SAT). El ganador de las elecciones pasadas por Morena se reservó el nombre de la elegida pues, dijo, en otra ocasión lo revelaría. “Los voy a dejar un poco en suspenso: va a ser una mujer la directora del SAT y va a ser de Nuevo León”, dijo, reservándose el nombre de la encargada de la recaudación en el país. A la que sí mencionó fue a Graciela Márquez, presente en el evento, quien dijo será la próxima secretaría de Economía del gobierno federal y quien despachará desde una oficina instalada en la capital regiomontana. En presencia de unos mil 400 ciudadanos y empresarios convocados por la Cámara de la Industria de la Transformación, en Cintermex, el tabasqueño recordó que el jefe de la Oficina Ejecutiva de la Presidencia, será un regiomontano Alfonso Romo. “En respuesta a esta petición de ustedes de apoyar a las pequeñas y medianas empresas, aquí en Monterrey estará la sede de la Secretaría de Economía (SE), del gobierno federal. Aquí está la próxima secretaria, Graciela Márquez y se va a atender todo lo que tiene que ver con Economía pero, como ustedes mismos lo están planteando, se le tiene que dar prioridad a pequeñas y medianas empresas”, dijo entre aplausos. Los planteamientos El presidente electo sostuvo que desde ahora ya comenzó a trabajar para los próximos seis años, y para eso ha designado a los integrantes de su gabinete, que preparan los planes para llegar al 1 de diciembre, día en que rendirá protesta, con trabajo ya avanzado, lo que representa una preparación sin precedentes en la historia de las transiciones en México. Explicó a los capitanes y emprendedores reunidos, las tareas que emprenden él y su equipo de trabajo: ajustar el marco legal para que se puedan concretar las reformas que propone; elaborar la Ley de Ingresos para crear un estado esbelto, sin el incremento de impuestos ni la creación de otros nuevos. Con ello, aseguró que no habrá gasolinazos. Añadió: la simplificación tramitaria será elemento básico de su gobierno, y el ciudadano ya no será visto como delincuente evasor, sino como contribuyente. Para ello, planteó la desaparición del esquema de fiscalización a contribuyentes que opera actualmente en México, y dijo que presentará una reforma fiscal que se basará en la confianza a los propios contribuyentes e incluirá revisiones a las declaraciones mediante sorteo. Así lo explicó: "Ya no hablar de impuestos, hablar de contribución y que todos cumplamos con nuestras responsabilidades. "¿A qué grado quiero plantear esto en su momento? que cada ciudadano mexicano tengamos que hacer una manifestación anual y decir: 'en uso de mis facultades, bajo protesta de decir verdad, doy a conocer que tuve ingresos por una determinada cantidad y de acuerdo con una fórmula sencilla me corresponde contribuir con tanto'. "Y con esa manifestación confiar en los ciudadanos, no tener un aparato de fiscalización para andar haciendo auditorías y no perseguir a nadie y ¿como tener un mecanismo de evaluación?: mediante un sorteo". También dijo que se están creando las bases para la licitación de obras para incentivar el gasto público en los primeros días del gobierno, con la creación del Tren Maya, la renovación de seis refinerías y la creación de otra, para que México genere su propia gasolina y no dependa del extranjero. Consideró que habrá una atención inmediata a los más necesitados con apoyos a adultos mayores, becas para jóvenes y capacitación pagada a quienes se estrenan en el mercado laboral; y como última tarea explicó que garantizará la seguridad de todos los mexicanos. Por ello, señaló que los 240 mil elementos del Ejército y los 40 mil marinos dejarán su labor tradicional como defensores de la nación y se transformarán en elementos que efectuarán trabajo de seguridad, para combatir los delitos del fuero común como robo, extorsión y secuestro. “Empezaremos a reconvertir estas instituciones, y que de defensa nacional sean para la seguridad interior, la seguridad pública. No tenemos amenaza de ninguna potencia extranjera y en caso de que sucediera una situación de ese tipo, que no lo creemos ni lo deseamos, defenderíamos a nuestra patria todos los mexicanos, como siempre ha sido”, expuso. Aseguró que no es tiempo de que las Fuerzas Armadas regresen a los cuarteles, por lo que seguirán en la calle con una mejor coordinación de un mando único, sin entrar en detalles de la labor de este comando central. También dijo que la nueva era de prosperidad en México se basará en la confianza en la gente, por lo que ya no existirán los inspectores federales, que en lugar de hacer revisiones únicamente se dedicaban a extorsionar, como lo comprobó cuando fue jefe de gobierno de la Ciudad de México. Al finalizar su presentación, llamó a la conciliación con los empresarios, pues si bien hubo “diferencias” en la campaña, es momento de armonizar proyectos y colaborar.

Comentarios