Delgado plantea empresa estatal para regular la siembra y el consumo de mariguana

martes, 1 de octubre de 2019
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El coordinador de Morena, Mario Delgado, propuso mediante iniciativa de ley, legalizar la siembra controlada de mariguana y su consumo; además la producción se vendería únicamente al Estado quien la distribuiría a franquiciatarios registrados. La controvertida ley establece la creación de la empresa pública denominada Cannsalud. El proyecto también contempla la posibilidad de que los ciudadanos puedan cultivar su propio cannabis sin la necesidad de un permiso "podrán poseer, cultivar, cosechar o procesar hasta 6 plantas de marihuana, siempre y cuando sean destinadas al consumo personal". “La cual estará autorizada exclusivamente para realizar la adquisición de la sustancia cannabis y sus derivados de los particulares que hayan obtenido los permisos correspondientes para dicho fin”, dice el documento de ley. Connsalud estaría facultada, según la iniciativa, a “concentrar el monopolio de la compra al mayoreo del cannabis a productores autorizados; vender la sustancia a franquiciatarios autorizados quienes, a su vez podrán expedir el producto a los consumidores finales y, vender mariguana a la industria farmacéutica para la composición de medicamentos. La propuesta contempla la creación de la Ley General para el Control de la Cannabis y se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de la Ley General de Salud y del Código Penal Federal; y se adiciona el inciso k), en el artículo 2 de la Ley de Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS). Esta empresa será del Estado y de propiedad exclusiva del gobierno federal, contando con una autonomía técnica, operativa y de gestión para la realización de su fin primordial, el cual es tener el monopolio de la compra al mayoreo del cannabis y sus derivados, para posteriormente darlos en venta a los franquiciatarios que venderán al menudeo, se lee en la iniciativa. Delgado detalla que el propósito de la empresa será: “Abaratar y facilitar la verificación sanitaria de los productos, registrar y sistematizar la información relativa a la producción, flujos, volumen, calidad, destino, etcétera, del producto y evitar, al menos temporalmente, la integración vertical de la industria a fin de evitar que los grandes intereses comerciales estén en posición de avasallar o captura al regulador”. Se trata, dice, de un primer paso para la apertura de un mercado lícito nuevo, y se propone una empresa pública como intermediario obligado a fin de identificar y contener los riesgos inherentes al establecimiento de un mercado nuevo, cuando existen ya intereses mercantiles internacionales que buscan maximizar sus utilidades por encima de la protección de la salud de las personas. La nueva ley también contempla que Cannsalud compre las cosechas de cannabis a cultivadores autorizados; realice pruebas que determinen los niveles de sustancias accesorias al cannabis y sus derivados adquiridos; venda cannabis o sus derivados a los franquicitarios autorizados; venda cannabis o sus derivados a la industria farmacéutica para la constitución de medicamentos y realice actividades de consulta y estadística en materia. En su argumentación, Delgado hace un recorrido del libre consumo de marihuana que había en México a principios del siglo pasado, de cómo se empezó a considerar ilícita, cómo se veía y sancionaba bajo el concepto de “vicio” que “degeneraba” al humano y cómo fue modificada la adicción por enfermedad hasta llegar a los amparos que se otorgaron hace un par de años por la Corte para quien lo demandó como “uso lúdico”. Recordó que Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco informó que la edad inicial de consumo de esta droga en México oscila entre los 14 y 15 años. Y que el consumo ha ido en aumento, “en 2011 sólo 6 por ciento de la población mexicana era consumidora; para 2016 la cifra aumentó a 8.6 por ciento”. La encuesta también arrojó que alrededor de 7.3 millones de mexicanos de entre 12 a 65 años fumaron mariguana más de una vez durante el 2016. “Bajo esa tesitura, resulta totalmente necesaria y procedente la iniciativa que se plantea en este escrito, pues no solo se acredita que nuestro país cuenta con amplios cultivos de marihuana que está siendo consumida de manera ilegal, sino que también se expone la oportunidad real de mercado, mismo que representaría, con una adecuada normatividad en la materia, beneficios para la población como para la administración pública. “Aunado a lo anterior, nos encontramos que de una lectura rápida del documento “El mapa de cultivo de drogas en México”, publicado por la Universidad Autónoma Metropolitana, la superficie total de cultivo de esta droga es de alrededor de 114 mil 360 hectáreas distribuidas en diversas regiones del país. La finalidad de la iniciativa de ley es: “Prevenir y evitar el uso de cannabis por menores de edad, excepto cuando sea prescrito como medicamento con fines médicos, bajo la responsabilidad y cuidado de un médico; Proteger la salud de terceros; Procurar la reducción de riesgos y daños de los usuarios de cannabis; Garantizar el acceso universal a servicios de tratamiento a quienes incurriendo en uso problemático de cannabis voluntariamente busquen dejar de usarla. “Asegurar la producción y acceso oportunos y razonables a cannabis o sus derivados con fines medicinales y terapéuticos para tratar enfermedades, aliviar síntomas, o bien con fines compasivos o paliativo; Regular las actividades relativas al cannabis y su control sanitario y prohibir la promoción, la publicidad y patrocinio de productos de cannabis, así como el patrocinio de eventos y artículos con fines de promocionar dichos productos”. La iniciativa de ley fue publicada hoy en la Gaceta parlamentaria, aún falta que se turnada a comisiones donde se discutiría y aprobaría; finalmente pasaría al pleno.