Los diputados avalan etiquetado frontal en alimentos y bebidas; turnan el proyecto al Senado

martes, 1 de octubre de 2019
CIUDAD DE MÉXICO (apro). - A pesar del intenso cabildeo por parte de diversas empresas de alimentos empaquetados, la Cámara de Diputados no se dejó convencer y con 458 votos a favor aprobó el etiquetado frontal de advertencia en alimentos y bebidas no alcohólicas. El proyecto fue turnado al Senado de la República para su discusión. Lo que se busca es que los consumidores tengan acceso a información clara, veraz y visible a la hora de comprar alimentos y bebidas procesadas y, de esta forma, tener conciencia del alto contenido calórico, sodio, grasas y/o azucares de estos productos. La reforma a la Ley General de salud también busca combatir el sobrepeso y la obesidad. Al argumentar la reforma, la diputada Miroslava Sánchez Galván, presidenta de la Comisión de Salud, dijo que “el etiquetado frontal de advertencia responde al contexto nacional de crisis de salud pública por la epidemia de sobrepeso y obesidad […] es una herramienta de promoción de la salud pública que entra en una estrategia amplia e integral y basada en evidencia sólida”. El etiquetado deberá advertir sobre los daños a la salud por consumir alimentos cargados en grasas saturadas, con elevados niveles de azúcar y excesos de sodio. De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), tres de cada 10 niños de entre 5 y 11 años padecen sobrepeso u obesidad. La cifra es similar entre los adolescentes y, de seguir esta tendencia, uno de cada dos niños desarrollará diabetes. La morenista Carmen Medel Palma, quien votó a favor de la medida, dijo que “ya tenemos una medalla de oro deshonrosa en los niños ocupando un primer lugar, y una medalla de plata en los adultos ocupando un segundo lugar. Ustedes dicen si nos las quitamos o nos las dejamos”. En los adultos, el panorama es más grave: 70 de cada 100 personas padecen sobrepeso u obesidad; además el 9.4 % de la población en México vive con diabetes, esto es, más de 7 millones. De acuerdo con la Secretaría de Salud, el 45% de las muertas están relacionadas con enfermedades como la diabetes, obesidad, problemas cardiovasculares, padecimientos todos, asociados al consumo de productos procesados con bajo contenido nutricional. Atender dichos padecimientos tiene un costo para el Estado de alrededor de 372 mil millones de pesos al año, es decir, el 2 % del Producto Interno Bruto. La reforma, además de obligar al etiquetado frontal, facultan a las autoridades sanitarias a promover campañas nutrimentales a fin de modificar los hábitos alimenticios.

Comentarios