Revelan presunto desvío de dos mil mdp de Pemex a campaña de EPN

lunes, 14 de octubre de 2019 · 16:19
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Carlos Morales Gil, quien fue director general de Pemex Exploración y Producción (PEP) entre 2004 y 2014, habría desviado 2 mil millones de pesos de contratos para financiar la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto en 2012, según reveló José Carlos Pacheco Ledesma, un exfuncionario de varias décadas en Pemex, en una conversación grabada de manera clandestina. Durante la misma plática –que reportaron hoy El Universal, Univisión W Radio–, que sostuvo entre carcajadas y un tono de confesión, Pacheco detalló el esquema de sobornos y triangulaciones de fondos en Pemex durante la gestión de Emilio Lozoya Austin, y afirmó que el coordinador del exdirector, Froylán Gracia Galicia, cobraba entre 50 mil y 100 mil dólares “nada más para conseguir una cita” con Lozoya. Pacheco afirmó que Pedro Joaquín Coldwell, el exsecretario de Energía de Peña Nieto, también “recibe su parte” de los sobornos, y planteó que altos exfuncionarios de Pemex llegaron a cobrar hasta 5 millones de dólares a cambio de otorgar un contrato, mientras que los funcionarios de menor nivel se llevaban montos menores, ya que había “que permear también”. “Algunos (contratos) fueron cerrados desde Emilio Lozoya antes de que llegara este director; el de Seadrill lo cerró Lozoya”, dijo Pacheco; quien delató además a otros integrantes del círculo de Lozoya en Pemex, como Mario Beauregard Álvarez –otrora poderoso director corporativo de Finanzas–, Gustavo Escobar Carré y Arturo Henríquez Autrey. También indicó que gracias a los desvíos multimillonarios para financiar la campaña de Peña Nieto, Morales permaneció en la dirección general de PEP durante los primeros dos años del gobierno del priista. En esta comida, Pacheco pensaba hablar libremente con dos intermediarios de un inversionista de Emiratos Árabes Unidos supuestamente interesado en comprar la empresa de plataformas petroleras Oro Negro, fundada por Gonzalo Gil White, quien es hijo de Francisco Gil Díaz –exsecretario de Hacienda–, y prófugo de la justicia. Sin embargo, se trataba en realidad de dos empleados de una empresa israelí llamada Black Cube, contratada por la misma Oro Negro, quienes lo estaban grabando. Los espías tuvieron varias reuniones con integrantes de la cúpula de Pemex durante entre septiembre y noviembre de 2017, y grabaron de manera clandestina alrededor de 26 horas de estas conversaciones, las cuales forman parte de un juicio de arbitraje que 40 inversionistas estadunidenses interpusieron contra el gobierno de México en un tribunal con sede en Canadá. El caso Oro Negro forma parte de la investigación sobre presuntas irregularidades cometidas en Pemex desde enero de 2012, que el gobierno de Estados Unidos lanzó en mayo pasado, y que Proceso reveló en septiembre pasado; entre ellas destacan las compraventas irregulares de las plantas de fertilizantes Agronitrogenados y Grupo Fertinal, así como los presuntos pagos de sobornos realizados por la empresa brasileña Odebrecht a Emilio Lozoya. En entrevista con el periodista Carlos Loret de Mola en su programa radiofónico de W Radio, Javier Coello Trejo, el abogado de Lozoya, afirmó que su cliente –quien sigue prófugo de la justicia– “no tiene nada que ver en esto”; aseveró que las grabaciones son “ilegales” en México, que Pacheco “ni formaba parte del equipo de Emilio Lozoya” y que “tenía un cargo mucho menor en PEP, donde era director Carlos Morales”. Y aseveró que “lo que hacen los señores de Oro Negro, al abrir esto en Estados Unidos, es que multen a Pemex”. Al igual que cuando defendió a Lozoya en otros sonados de corrupción –Odebrecht, Agronitrogenados y Fertinal, entre otros–, Coello echó la responsabilidad a Peña Nieto y a Luis Videgaray Caso, exsecretario de Hacienda. “¿Quién era presidente en México? Todos están calladitos ahora, y él que calla otorga”, dijo. Según las grabaciones dadas a conocer por varios medios hoy –después que el Wall Street Journal revelara el caso, el viernes pasado--, el mismo Pacheco aseguró que algunos exfuncionarios “Se arriesgan a tomar en efectivo, y otros que a través de diferentes empresas lo van permeando”. “O sea, muchas de las ocasiones lo que sucede es que te dicen, bueno, pues en este contrato a lo mejor va el 15 por ciento, el 10 por ciento, el dos por ciento... dependiendo de los montos, ¿no? Y entonces lo que existe por otro lado son empresas de consultoría o empresas que prestan servicios a la otra compañía y ahí te van facturando". El viernes pasado, el WSJ dio a conocer un primer fragmento del audio intervenido, en el cual Pacheco afirmó que “en teoría (los sobornos) se presentan como ‘bonos de éxito’, porque nadie quiere correr el riesgo de que montos empiecen a aparecer como si fueran, digamos, un porcentaje respecto a un contrato”. Y abundó: “Hay directores adjuntos, por ejemplo, cuyo hijo es el responsable” de recibir los sobornos, y “a menudo todo mundo lo sabe”. En otra plática, reportada hoy por Univisión, un espía de Black Cube le preguntó a Sergio Guaso Montoya –otrora subdirector de planeación estratégica en Pemex–, sobre los pagos de sobornos. De acuerdo con el medio, la plática fue la siguiente: –Una empresa ofrece al punto de contacto algún tipo de remuneración para recibir mejores condiciones. ¿Sí? –Sí, sí, ocurre –respondió Guaso. Un mes después, el mismo Guaso abundó en el tema con Pacheco: –Tienes una empresa, ella te presta servicios, te factura... en el recurso, pagan impuestos y listo –explicó Pacheco. Ante la pregunta de si los propios funcionarios de Pemex podían trabajar en empresas, Pacheco reviró: –No, por eso son terceros. –Su nombre nunca aparece –enfatizó Guaso. Y Pacheco añadió: “No. En alguna ocasión apareció una persona registrada como accionista de uno de los empresarios en una de las empresas de uno... Y lo identificaron y lo sacaron de la empresa, lo corrieron”.