Jan Jarab: sólo duró unos meses la política migratoria enfocada en derechos humanos

martes, 29 de octubre de 2019
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La política migratoria enfocada en los derechos humanos que promovió en un inicio el gobierno de Andrés Manuel López Obrador apenas “duró unos meses”, pues la “coyuntura internacional” –es decir, la presión de Estados Unidos-- llevó la administración a retomar una política de “contención”, deploró hoy Jan Jarab, representante en México de la Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU. Después de su participación en un evento sobre migración, Jarab reconoció que “hubo un auténtico esfuerzo en el inicio de este gobierno” en la promoción de una política migratoria defensora de derechos humanos. Pero afirmó que “hoy por hoy vemos una situación donde de nuevo tenemos en la detención hasta niños, donde hay dificultades en el acceso al derecho a la salud, y también las condiciones precarias de las personas extracontinentales que se encuentran en la frontera sur”. “Siempre fue nuestro mensaje, nuestra oficina ha sido consistente en esto: cuando hay una política enfocada en contención, en el control migratorio, lo que ocurre es que las personas migrantes en condición irregular buscan caminos cada vez más peligrosos y enfrentan riesgos cada vez más dramáticos por parte del crimen organizado, no solo extorsiones sino desapariciones”, puntualizó el diplomático en una plática con reporteros. Consultado por Apro, Jarab afirmó que su oficina firmó un acuerdo con la Guardia Nacional en abril pasado para proveer “asistencia técnica en el diseño de capacitaciones y protocolos de operación”, pero dicho acuerdo “no menciona la materia migratoria” ni tampoco el rol de la Guardia Nacional en el control migratorio y en la asistencia al Instituto Nacional de Migración (INM). A raíz del acuerdo migratorio que el gobierno mexicano pactó con el gobierno de Trump en junio pasado, se desplegaron cerca de 25 mil elementos de la Guardia Nacional en las fronteras sur y norte de México, para impedir que los migrantes centroamericanos y extracontinentales lleguen a pedir asilo en Estados Unidos. “En abril pasado no estaba previsto que la Guardia Nacional tuviera ese rol”, subrayó Jarab.