CNDH enlista seis problemáticas de atención prioritaria para la niñez

jueves, 3 de octubre de 2019
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez, urgió atender seis problemáticas que atentan contra niñas, niños y adolescentes: suicidios, adicciones, acoso escolar desapariciones, obesidad e infancia migrante. Durante su participación en la Segunda Sesión Ordinaria del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (Sipinna), que fue presidida por la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, González Pérez enlistó seis problemáticas identificadas por el organismo a su cargo de atención “prioritaria”, tras puntualizar que la Ley General de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes “requiere no sólo del compromiso y voluntad de las autoridades sino de que se cuente con recursos económicos, materiales y de personal, suficientes y adecuados, en cantidad y calidad”. El ombudsman presentó datos oficiales que reflejan los focos rojos en torno a los menores de edad, sector de la sociedad para el que tendrían que dirigirse políticas públicas puntuales. Como consecuencia de la violencia generada por la guerra contra el narcotráfico, entre 2000 y abril de 2018, de acuerdo al Registro Nacional de Personas Extraviadas o Desaparecidas, había 6 mil 614 menores desaparecidos, de los cuales 59% son mujeres y 41% hombres. Al respecto, González Pérez consideró que dichos casos “requieren una atención especializada y diferenciada, y constituyen una de las dimensiones más graves y aberrantes de este problema que representa uno de los pendientes, sino el más grande, en materia de derechos humanos y de administración e impartición de justicia en México”. Al señalar que la situación de inseguridad y violencia en el país, impacta en el desarrollo de niñas, niños y adolescentes, señaló que hay afectaciones para menores que han sido víctimas directas o indirectas de la violencia o de conductas ilícitas. Puntualizó que en medio de la situación de inseguridad y violencia que impera en el país, niñas, niños y adolescentes “no deben vivir con el temor de ser cooptados por el crimen organizado, de ser privado de la libertad para ser sujetos de trata de personas en alguna de sus modalidades”, además de que es urgente dar atención de educación, seguridad social y otras prestaciones, a menores que han perdido a sus padres y madres en ese contexto. Entre los temas prioritarios de atención, el ombudsman consideró el suicidio en niñas, niños y adolescentes, que de acuerdo al Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) en 2018 había una tasa de dos suicidios por cada 100 mil niños de entre 10 a 14 años, en tanto que en el grupo poblacional de entre 15 y 19 años, la tasa es de 6.9 suicidios por cada 100 mil adolescentes y jóvenes, “siendo los hombres los más afectados con una tasa de 9.3 muertes por cada 100 mil, en comparación con 4.3 fallecimientos de mujeres”. En materia de adicciones, González Pérez retomó información de la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco, que advierte que el 55.2% de los consumidores de alcohol comenzó a ingerirlo a los 17 años o antes, en tanto que de 2002 a 2016 “se ha reducido la edad de inicio de consumo de drogas, pasando de 20.6 a 17.8 años”. Para el presidente de la CNDH “las niñas, niños y adolescentes requieren una protección fortalecida al riesgo que implican las adicciones, cuestión que debe contemplarse ante una eventual despenalización de la marihuana”, de manera que “es indispensable ponderar el interés superior de la niñez y adolescencia en cualquier medida que se vaya a adoptar al respecto”. Otros temas que deben ser de atención prioritaria se refieren al acoso escolar, que “afecta en especial a niñas y niños con discapacidad, de familias homoparentales y de origen indígena”; la obesidad infantil, y la niñez migrante, grupo que enfrenta “una situación agravada” de vulnerabilidad, sobre todo los menores migrantes no acompañados, “los cuales están expuestos a toda clase de riesgos y vejaciones”. Al advertir que “los avances hasta ahora alcanzados, pueden verse comprometidos si se adoptan medias que no atiendan el interés superior de la niñez, ni asuman como premisa el trato diferenciado y prioritario que quienes se encuentran en la infancia y en la adolescencia demandan”. Para González Pérez persiste “la sombra de una eventual regresión y del consecuente menoscabo en términos del reconocimiento y protección a sus derechos en nuestro país”. Al señalar que hasta ahora la experiencia que persiste es que “podemos legislar y tener mejores derechos, pero nuestra incapacidad para materializar los mismos está a la vista”, González Pérez recomendó que la Sipinna “fortalezca una visión amplia e inmediata, busque promover en su seno, mediante la inclusión en el Programa de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes, así como en los trabajos de las comisiones que lo integran”, la atención de problemas como los descritos. Tras entregar un documento con inquietudes que niñas, niños y adolescentes presentaron ante el consejo consultivo de la CNDH, el ombudsman recomendó a los integrantes del Sipinna “privilegiar el interés superior de la niñez y adolescencia ante cualquier otro interés, y a no dar un paso atrás en la protección de sus derechos”.