Alejandro Rojas aplaude anulación del proceso interno de Morena; magistrados "no se dejaron presionar”

jueves, 31 de octubre de 2019
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Alejandro Rojas Díaz Durán, candidato a la presidencia de Morena, aplaudió la decisión del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), que ayer revocó la convocatoria para la realización del congreso en el que se elegiría a los nuevos dirigentes del partido, porque el padrón con el que se realizaron las asambleas no es confiable. En conferencia de prensa, señaló que los magistrados de la Sala Superior del TEPJF “votaron de manera libre, independiente y autónoma, por unanimidad, revocar la inconstitucional, ilegal y anti estatuaria convocatoria de renovación de dirigentes de Morena. Enhorabuena, porque no se dejaron presionar por nada ni por nadie”. Tras destacar que la independencia de los poderes públicos “es un imperativo categórico de las democracias modernas”, Rojas felicitó al equipo “de extraordinarios juristas de todo el país”, encabezados “por el excelente” abogado Jaime Hernández Ortiz, de Morena Jalisco. Hernández Ortiz, dijo, “diseñó la exitosa estrategia que hoy devuelve sus plenos derechos a todos los militantes de Morena, los cuales fueron conculcados por una Nomenclatura arrogante y prepotente, que pretendía apoderarse del movimiento popular más importante en la historia de México”. Asimismo, conminó a los demás aspirantes a la dirigencia nacional de Morena a reunirse en breve y poner el interés nacional “por encima de nuestros legítimos intereses personales”. Añadió: “Primero está México y primero están las libertades públicas y los derechos políticos de todos. Yo estoy dispuesto a llegar a acuerdos, fundados en el derecho imprescriptible e irrenunciable de la libertad de todos los militantes de Morena a elegir libremente a los dirigentes de nuestro movimiento”. Y sostuvo que, como lo señaló el presidente Andrés Manuel López Obrador, tiene que haber una votación libre, secreta y directa para elegir a los dirigentes partidistas y sindicales. Luego lanzó: “Quien no esté de acuerdo con este principio democrático, está en su legítimo derecho de ser antidemocrático, faccioso y sectario radical”. Asimismo, Alejandro Rojas propuso una ruta de cinco puntos: instalar la Mesa por la Unidad de Morena con los aspirantes; una campaña nacional de credencialización y afiliación, durante 90 días, y con una profusa difusión mediática y en redes sociales; que se realicen tres debates entre los aspirantes, antes de la aplicación de las encuestas; que se elija por tres encuestas distintas al nuevo dirigente nacional de Morena; y que renuncien a sus cargos Yeidckol Polevnsky y Mario Delgado, para que haya piso parejo. Finalizó: “Seguiré recorriendo el país, desde abajo y con la gente, para ir integrando una propuesta de reforma profunda a los Estatutos y Plan de Acción de Morena, a fin de posicionarlo como el primer partido-movimiento del siglo XXI y no como el último partido del viejo régimen”.

Comentarios