No falta estrategia, ni vamos a resolver la inseguridad a garrotazos: Durazo ante señalamientos del PAN

jueves, 31 de octubre de 2019
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Estridente, la diputada del PAN, Adriana Dávila, acusó al presidente de la República de poner a la tropa “como carne de cañón” ante el crimen organizado, y soltó una serie de preguntas sobre el fallido operativo para detener a Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín El Chapo Guzmán. En la segunda mitad de la comparecencia de Alfonso Durazo, secretario de Seguridad Pública, ante los diputados federales, el PAN, como al inicio de la comparecencia, tomó la tribuna y desplegó en pancartas cada uno de los cuestionamientos sobre el operativo del 17 de octubre en Culiacán, Sinaloa. “El presidente López Obrador, ¿sabía o no de la orden de extradición en contra de Ovidio Guzmán? ¿Sabe el presidente de todas las peticiones de extradición?, en la reunión de gabinete del 17 de octubre ¿se habló o no del operativo Culiacán? ¿se filtró información, sí o no, sobre el operativo? “¿Gestionó usted personalmente ante el fiscal general la petición de la orden de cateo para hacerla expedita?, ¿quién negoció con los narcotraficantes?, ¿se aseguró con fines de extinción de dominio el domicilio y demás bienes?, la declaración que dio a los medios ¿fue mentira?, ¿seguirá aplicando el presidente ceguera voluntaria respecto de operativos de alto impacto”. Pero antes, Adriana Dávila acusó al secretario de “defender una narrativa que no encuentra conexión con los hechos y que resulta muy peligrosa para el Estado mexicano” y, de que no hay estrategia de seguridad. Alfonso Durazo respondió puntal a cada una de preguntas, sin embargo, durante su participación fue rodeado por diputadas del PAN quienes a menos de medio metro de distancia lo grababan con el celular por uno de los costados, en tanto que en el otro, Adriana Dávila le manoteaba en el atril. [caption id="attachment_605482" align="alignnone" width="2268"]El PAN expresó su rechazo ante la comparecencia de Durazo. Foto: Benjamín Flores El PAN expresó su rechazo ante la comparecencia de Durazo. Foto: Benjamín Flores[/caption] Los hechos llevaron a la presidenta de la Mesa Directiva en turno, Dolores Padierna, a llamar constantemente al orden y al propio Durazo a suspender sus respuestas. El secretario, con su voz aguda, elevando el tono en algunos momentos y manteniendo el respeto a los legisladores del PAN, alegó su derecho a defenderse. “Es dramática la participación de la representante, de la diputada del PAN…. Luego los gritos y reclamos de las diputadas orillaron a Padierna a pedir orden y respeto al secretario. “Respeto su exposición, pero reclamo mi derecho a expresar también mi punto de vista, con todo respeto. Claro que puedo dar mi punto de vista, por supuesto que sí, y vengo a comparecer ya tiendo la convocatoria con toda respuesta”, dijo Durazo. “Pero no sería justo que haya un reclamo de esa naturaleza, con esa enjundia, y que yo me sintiera obligado a quedarme callado por cortesía. he hablado de la necesidad de respetar a la seguridad como un espacio de neutralidad política”, agregó. El desorden generado por las diputadas del PAN, los manoteos y el teléfono, provocaron largos minutos de silencio de parte del secretario por lo que Mario Delgado, coordinador de Morena pidió la palabra y pidió una moción de orden. Ante el reclamo de falta de estrategia, Alfonso Durazo fue claro al sostener que sí la hay, pero no la de los panistas. “No estamos siguiendo su estrategia y no la vamos a seguir. Nosotros vamos a combatir las causas profundas que generan la inseguridad. La inseguridad, se equivoca quien crea que la vamos a resolver a garrotazos”. Y todavía más, Alfonso Durazo le explicó a la panista Adriana Dávila que el uso de la fuerza pública es un recurso, no la estrategia. “La fuerza pública es un recurso del Estado, pero debemos entender que es el último recurso. El primero es la generación de oportunidades; que nadie en nuestro país se vea en la necesidad de delinquir para sobrevivir económicamente”. Los cuestionamientos de la panista fueron utilizados hábilmente de forma política por Alfonso Durazo quien reveló que Ovidio Guzmán, “ustedes no lo van a creer” no tiene orden de aprehensión. Lo anterior dejaba implícito que durante los sexenios del PAN y del PRI, nunca se emprendió su búsqueda y orden de aprehensión a pesar de llevar algunos años como parte del Cártel de Sinaloa. “No se aseguró el inmueble, porque esta persona no tiene en nuestro país, ustedes no lo van a creer, no tiene en nuestro país una orden de aprehensión. Hay una orden de detención, con fines exclusivos de extradición, lo que significa que los delitos por los que se le acusa han sido cometidos en otro país y no en México”, dijo Durazo. La respuesta desarmó a los panistas quienes no gritaron más, durante algunos momentos, y se retiraron de la tribuna al trasladarse Alfonso Durazo a su escaño asignado. Antes, el titular de la SSP repitió la pregunta que le hizo la panista, a la vez que la respondió. “¿Quién negoció? No hay absolutamente ninguna negociación, absolutamente. No. Somos un gobierno honesto, transparente y socialmente comprometido, como acaso no lo ha tenido nuestro país y está muy lejos de las políticas del gobierno establecer una negociación con el crimen organizado. “La orden de extradición la conocía, con toda oportunidad, el grupo responsable del operativo y es prácticamente un proceso de rutina. Lo que sí se vio en el gabinete de seguridad, son todos aquellos casos de extradición en general y recibimos la colaboración del presidente, la indicación del presidente de la República, de colaborar en esos procesos de extradición en la medida que, por supuesto, fueran procedentes”, dijo el secretario. Durazo rechazó que se estuviera “defendiendo una narrativa”, lo que se está defendiendo, dijo, es una información sobre la evolución de los acontecimientos. Antes, Adriana Dávila dijo que el gobierno estaba culpando a los medios de comunicación a la vez defendía su narrativa. “Los medios a veces se equivocan y en este proceso cometieron equivocaciones graves, como la publicación de una fotografía que atribuyen a un intercambio de supuestos reos. Eso hizo mucho daño porque lo asumieron con una veracidad que, evidentemente, estaba muy lejos de la verdad”. Luego, retomó la aseveración de la panista quien sostuvo que no fue un ejercicio de transparencia. “Se equivoca. Nunca en la historia de nuestro país ha habido un ejercicio de información tan amplio y sin restricciones como el que hemos practicado respecto al tema de Culiacán. No lo conocemos, ni en Michoacán (que fue donde el gobierno de Felipe Calderón declaró su guerra al narcotráfico e inició operativos en contra del crimen organizado), ni en ningún otro estado donde ha habido problemas”. Otra legisladora que se cuestionó al secretario fue Guadalupe Almaguer del PRD. Le recriminó las contradictorias informaciones que se dieron sobre el tema Culiacán, a lo que el secretario le aclaró que efectivamente, primero él mismo informó que se trató de “un patrullaje de rutina”, porque fue lo que se tenía de información a la hora que rindió su mensaje. Pero, aclaró, conforme fue pasando el tiempo y se trasladaron a la ciudad norteña, se fueron conociendo los detalles de lo ocurrido “nos vimos en la necesidad de corregir la información que habíamos proporcionado al señor presidente”. Sostuvo que nunca mintió y matizó: “Una cosa es la acción deliberada de mentir y de ocultar información, y otra muy distinta es compartir información que en ese momento se considera veraz y que al paso del tiempo y al avance de la investigación se considera equivocada”. Insistió en que “fue precipitado y mal planeado” y así se aceptó públicamente. Y lo más sorpresivo de su respuesta fue cuando dijo que ellos mismos habían dado a conocer que “no se trataba de un operativo”, pero que cuando va transcurriendo el tiempo “se ratifica que efectivamente se trata de un operativo”. Cuál fue la sorpresa, que el actual gobierno ya prohibió “los operativos” pero que “por la inercia” algunas autoridades los siguen realizando. Y lo explicó así: “Quiero decirles a ustedes, en primer lugar, que el error de este procedimiento es que estaban en un operativo y este gobierno en su estrategia de seguridad no contempla los operativos, hay una inercia en algunas instancias. Estamos en un proceso de transición de una estrategia de seguridad a otra y en ese proceso se pueden cometer errores, como los que hemos reconocido en Culiacán. La comparecencia, que duró una hora, fue constantemente interrumpida por gritos de la fracción del PAN, el resto de las bancadas, incluyendo al PRI y MC, mantuvieron sus críticas sin estridencia y en forma respetuosa.

Comentarios

Otras Noticias