CFE Generación I, con deficientes resultados financieros y raquítica infraestructura: ASF

viernes, 1 de noviembre de 2019 · 20:40
CIUDAD DE MÉXICO (apro).– La Auditoría Superior de la Federación (ASF) realizó ocho recomendaciones de desempeño a una de las 10 Empresas Productivas Subsidiarias (EPS) que tiene la Comisión Federal de Electricidad (CFE) por los deficientes resultados financieros y la raquítica infraestructura con la que da servicio. Se trata de trata de la CFE Generación I, creada, en teoría, para generar energía eléctrica mediante cualquier tecnología en territorio nacional y representar a las centrales eléctricas en el mercado eléctrico mayorista, con el objeto de generar rentabilidad y valor económico en favor del estado mexicano. La ASF recordó que, con la Reforma Energética de 2013, el gobierno federal estableció la transformación de la CFE en Empresa Productiva del Estado, la cual se separó en cinco empresas filiales y 10 Empresas Productivas Subsidiarias, entre las cuales se creó la CFE Generación I. El asunto es que dicha EPS no alcanzó la rentabilidad mínima requerida y persistió la “destrucción de valor económico” en 2018, con un resultado negativo de 14 mil 857 millones 688 miles de pesos, debido a las deficiencias en su operación que afectaron su desempeño financiero. De acuerdo con la Auditoría de Desempeño: 2018-6-90UHN-07-0487-2019 487-DE, CFE Generación I no realizó la construcción de centrales eléctricas, modernización (rehabilitación), retiros, ni optimizaciones. De hecho, precisa que la antigüedad promedio de sus 40 centrales eléctricas fue de 33.5 años, superando la establecida por CFE de 25 años, por lo que, en general, operó con centrales poco eficientes, que pueden aumentar el riesgo de que no disponga de las mejores condiciones operativas para competir en el mercado eléctrico mayorista. La subsidiaria referida tampoco mantuvo en óptimas condiciones su planta productiva para generar energía a precios competitivos, ya que la disponibilidad de las centrales eléctricas para operar a su plena capacidad registró un cumplimiento del 91.9% y 25 de sus centrales eléctricas disminuyeron su desempeño respecto de 2017. Por si fuera poco, las unidades generadoras registraron 470 salidas por falla, 137 más respecto de la meta de 333; lo que significa un incremento de 19.3% respecto de 2017. Lo anterior se suma a que seis de las 22 centrales con Contrato Legado no recuperaron su costo de generación. “De persistir las deficiencias detectadas, la empresa continuará operando sin cumplir su objeto de generar valor económico y rentabilidad para el Estado mexicano”, señaló la ASF.   Las recomendaciones En este contexto, la Auditoría Superior de la Federación emitió ocho recomendaciones al desempeño a la EPS, cuya atención coadyuvará a definir una estrategia integral dirigida a lograr la estabilidad financiera; disminuir los costos de generación de sus centrales; disponga de la información de los costos de generación y de las causas por las que no se cubren los costos de generación. También le permitirá alcanzar sus metas de generación de energía eléctrica; cumplir con la energía comprometida en el Contrato Legado; disponer de un programa integral para la optimización de las centrales poco eficientes; mejorar sus mecanismos de control para garantizar la transparencia y rendición de cuentas de la EPS. Aún más, debido a las deficiencias identificadas en el sector eléctrico que no competen únicamente a CFE Generación I, se emitieron dos recomendaciones a CFE Corporativo para que, en coordinación con la Secretaría de Energía y con base en un diagnóstico de la vida útil de las centrales de la EPS, elabore un programa de construcción de centrales eléctricas y coordine la ejecución de los proyectos. Al tiempo que, en coordinación con CFE Generación, realicen las gestiones necesarias que le permitan perfeccionar y fortalecer el plan de negocios de la Empresa Productiva Subsidiaria.