Sin un padrón único de beneficiarios, la Sader cometió irregularidades por casi 9 mil mdp: ASF

viernes, 1 de noviembre de 2019
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Auditoria Superior de la Federación (ASF) detectó irregularidades en la conformación del Padrón Único de Organizaciones y Sujetos Beneficiarios del Sector Rural (PUOSBSR), por parte de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), lo que dio lugar a duplicidades en el registro y falta de transparencia en la entrega de apoyos. Lo anterior derivó de la auditoria 2018-0-08100-07-0309-2019 309-DE, la cual reveló que en 2018 la Sader reportó la entrega de 47 mil 230 millones 277 mil pesos para 11 programas del sector rural, integrados por cinco millones 393 mil 159 registros. No obstante, se identificaron deficiencias en los registros internos, lo que afectó la transparencia en el otorgamiento de los subsidios, debido a que se entregaron siete mil 877 millones de pesos a 986 mil 916 beneficiarios que no cumplieron con los campos mínimos para acreditar la calidad de la información. Otros 998 millones de pesos se entregaron a 106 mil 692 beneficiarios que tuvieron deficiencias en la CURP y RFC, utilizados para comprobar la identidad, mientras seis millones se otorgaron a 448 beneficiarios que recibieron más de un apoyo, pero no acreditaron los mecanismos implementados por la Sader para prevenir las deficiencias y evitar la entrega indebida de recursos. De acuerdo con la ASF, a 18 años del ordenamiento de ley, la Sader ha sido omisa para la conformación del PUOSBSR, dado que hasta ahora no ha integrado el total de los programas presupuestarios con los que otorga subsidios. Esta “omisión” ha tenido como consecuencia el manejo de casi 9 mil millones de pesos con deficiencias, “lo que afectó la transparencia en el otorgamiento de los subsidios”. Además, no se ha coordinado con las dependencias del ámbito federal, ni con las autoridades estatales y municipales, para incorporar en dicho padrón la información de los beneficiarios de los programas para el desarrollo del sector rural, por lo que no se han focalizado adecuadamente los apoyos a los lugares, comunidades y familias que lo requieren, es decir 23 millones 800 mil 590 personas. La auditoría evidenció que en 2018 la dependencia no estableció un mecanismo para garantizar la identificación de las personas registradas en su padrón, no existió homologación de los criterios sobre la información para el registro de las personas en el padrón, y no contó con un esquema que señale o mapee los requisitos que debe cumplir y presentar un “solicitante” para llegar a ser un “beneficiario”. En cuanto a las disposiciones generales para las reglas de operación de los programas que opera la Sader, se constató que sólo tres de 13 establecen la obligación de publicar la relación de todos los folios de las solicitudes --apoyadas y no apoyadas--, lo que implica un riesgo de que no se cumpla con el mandato de ley, ni con la integración de un padrón. Sobre las duplicidades, se verificó que, de 11 programas, en nueve (que representan el 81.8%) no se precisaron las condiciones de exclusión para el otorgamiento de apoyos, y eso ocasionó que no se pudiera determinar si existieron duplicidades en el ejercicio de los recursos. En los otros dos programas (18.2%) se establecieron las exclusiones correspondientes. En este caso, la ASF identificó que 475 beneficiarios recibieron más de un apoyo en 2018, por un monto de 6 millones 912 mil de pesos, sin que la Sader acreditara que contó con mecanismos para asegurar la transparencia en la entrega de apoyos y evitar conductas indebidas.