La Mesa Directiva de San Lázaro condena el múltiple asesinato de la familia LeBarón

martes, 5 de noviembre de 2019
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En medio de reclamos, un evidente encono político y culpas mutuas entre el PRI, el PAN y Morena por la situación de violencia e inseguridad que se vive en todo el país, la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados condenó el múltiple asesinato de la familia LeBarón en Sonora.
“Nuestro más sentido pésame a la familia LeBarón. Esta Mesa Directiva condena enérgicamente los hechos violentos acontecidos el día de ayer contra los integrantes de la comunidad mormona en nuestro país. No debemos permitir que este hecho quede impune. La pérdida de vidas humanas, sobre todo de mujeres y niños, nos indigna. Como sociedad nos obliga a actuar en consecuencia. Esta soberanía exige a las autoridades federales y locales realizar las acciones necesarias para esclarecer los hechos y castigo a los responsables”, expresó la presidenta en turno, Dolores Padierna.
Desunidos ante la tragedia, los legisladores federales de los tres principales partidos se acusaron unos a otros. Lo que pudo servir como punto de inflexión para plantear, como Poder Legislativo, programas de prevención y solución al grave problema de inseguridad, se convirtió en posicionamientos rijosos. Luego de calificar como horroroso el crimen cometido ayer, el priista Héctor Yunes Landa dijo que “no se vale politizar un tema tan grave, algo tan inhumano”, sin embargo, sus críticas fueron tomando un tono virulento, aunque no por ello dejó de decir varias verdades. Por ejemplo, recordó que el asesinato de mujeres y niños de la familia LeBarón es el número 15 en lo que va de la administración de Andrés Manuel López Obrador, y destacó que el sistema de inteligencia del gobierno de la República invierte más tiempo en “seguir a cibernautas y bots, que en estar viendo problemas como éstos y preverlos”. De igual manera, pidió que los 21 elementos de la Guardia Nacional que cuidan las fronteras se vayan a los estados a cumplir con su tarea de seguridad. Morena respondió a través de su coordinador, Mario Delgado, quien evitó la autocrítica y recordó que se trata de una “herencia maldita” que dejaron los gobiernos del PAN y el PRI, y por ello mismo reclamó la hipocresía al Revolucionario Institucional. “Quiero resaltar que ante la propuesta que nos hacen, sí hay una actitud bastante mezquina de parte del diputado Yunes y del diputado de Acción Nacional, para seguir lucrando con este hecho.
“Parece que se les olvida que es la herencia maldita que le dejaron a este gobierno, que tarde o temprano vamos a revertir. Es mucha hipocresía la suya haber entregado un país-cementerio. Háganse también responsables de lo que les toca”, dijo el morenista. Y antes admitió que en su fracción están conmovidos e indignados con los hechos ocurridos en Sonora.
Yunes Landa le respondió: “No es con ofensas, no es con agravios como nos va a callar, señor coordinador del grupo parlamentario de Morena. Perdónenos. Yo no veo ninguna respuesta importante, no noté ni empático al presidente con las víctimas el día de hoy. Y no es lucrar, y lo dije desde un principio, y no politizar. Miren, dejen hablar. Presidenta, ¿quiere usted callarlos, por favor?”. Yunes pedía silencio, pues desde la bancada de Morena surgían gritos contra los priistas, aunque antes, cuando el panista Miguel Alonso Riggs Baeza fijó la posición de su partido, provocó una oleada de protestas por parte de los morenistas. “Yo les pido con todo respeto y con todo el dolor, compañeras y compañeros diputados, que dejen de defender lo indefendible y que vean la realidad. Justamente la semana pasada expusimos aquí el número de homicidios que van en esta administración, en esta del presidente Andrés Manuel. Por favor, dejen de tapar eso. Nos duele, no sean infames. “Por favor, planteen una estrategia y vayan a Chihuahua a atender estos casos que tanto nos lastiman, y así está en todo el país”, dijo el panista. Y demandó al gobierno de López Obrador replantear la estrategia de seguridad, “que en verdad comience con impactar de manera positiva a la vida del país”. Gerardo Fernández Noroña aceptó que la seguridad es responsabilidad del gobierno, pero también –dijo-- el PRI y el PAN son responsables de lo que hicieron y lo que están haciendo, ya que la agresión se realizó en los límites entre Sonora y Chihuahua, el primero gobernado por el PRI y el segundo por el PAN, donde por cierto ninguna de sus policías auxilió a la familia, según ha dicho el propio Julián LeBarón.
“A partir del primero de diciembre de 2018 es responsabilidad de nuestro gobierno la seguridad. Dijo el PRI que no iba a politizar y partidizó. Dice Acción Nacional que ya resolvamos, cuando es la herencia maldita de sus gobiernos lo que venimos arrastrando. Es nuestra responsabilidad y es su herencia maldita, desvergonzados”, soltó Fernández Noroña, lo que arrancó gritos de inconformidad desde las bancadas de Acción Nacional y del PRI.
“El PAN gobierna Chihuahua, el PRI gobierna Sonora... y el compañero presidente ha asumido plenamente la responsabilidad de los asuntos de seguridad. “El compañero presidente ha asumido plenamente las tareas de seguridad y pretenden que en meses resolvamos la tragedia en que nos han sumido. Son unos chacales. Celebran las acciones del narco, celebran las matanzas, celebran el baño de sangre. Son unos buitres, unos hipócritas y unos irresponsables, eso es lo que son y vamos a resolver...”, lanzó Fernández Noroña. El PAN mantuvo el tono de reclamo, pero sólo el diputado Mario Mata Carrasco acertó en lo que les interesa a las víctimas de la inseguridad, y dijo que no es si hace 12 años ya había muertos o si gobernaba el PRI o el PAN, lo que les interesa es que ya pare la ola de violencia e inseguridad que se vive en México.
“No quieren entender que a las víctimas y a sus familiares no les interesa si hace 10 o 12 años hubo muertos. Son los de ahora, aquí y ahora. El gobierno no puede seguir eludiendo la responsabilidad de dar la seguridad y reconocer que está fallando. Tiene que cambiar. No hay posibilidad.
“Estamos llegando al exceso, estamos permitiendo que la gente mala mate mujeres, mate bebés, mate niños, y ahora nos quieren responder con gritos, con insultos, con evasiones. No, señores, están en el gobierno y su responsabilidad –en lugar de reclamar a una bancada– es ir a reclamar allá donde se toman las decisiones”. Luego de los gritos y enfrentamientos verbales, el pleno guardó un minuto de silencio por la muerte de mujeres y niños de la comunidad mormona asentada en Chihuahua.
Fotos: Eduardo Miranda

Comentarios