Interpol emite ficha roja para buscar a Juan Carlos García, presunto feminicida de Abril Pérez Sagaón

viernes, 13 de diciembre de 2019
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol) emitió la ficha roja para buscar, localizar y detener a Juan Carlos García, exesposo y principal sospechoso del feminicidio de Abril Pérez Sagaón, cometido el 25 de noviembre en esta capital. Luego de que por segunda vez el exdirector de Global eCommerce&Omnicanal, de Tiendas Elektra, no se presentó a su audiencia del pasado martes 10, un juez de control lo declaró “sustraído de la justicia” y las autoridades capitalinas solicitaron el apoyo de la Interpol para localizarlo. En la ficha roja se advierte que Juan Carlos “N” es buscado por un proceso penal y puede desplazarse en países de Centroamérica, Sudamérica y Europa. De acuerdo con las investigaciones de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJCDMX), cinco días después del asesinato de Abril el presunto feminicida cruzó la frontera con Estados Unidos, desde Tijuana, y a partir de entonces se encuentra en el país vecino. En una audiencia anterior, realizada el viernes 6, el sujeto envió una carta al juez de control que lleva el juicio por violencia familiar, argumentando que no podía presentarse porque temía por su vida, pues tras el asesinato de su exesposa había recibido múltiples amenazas de muerte en redes sociales. El enero pasado, Juan Carlos “N” golpeó a Abril con un bate de beisbol mientras ella dormía e intentó estrangularla. Por ese motivo pasó dos meses en prisión por el delito de feminicidio en grado de tentativa, sien embargo, el 8 de noviembre el juez reclasificó el delito a lesiones y violencia familiar, y el presunto feminicida obtuvo su libertad condicionada. Diecisiete días después, Abril Pérez Sagaón fue ejecutada en esta capital --en el cruce de avenida Río Mixcoac e Insurgentes-- por sujetos que circulaban en una motocicleta, quienes se emparejaron al automóvil Malibú vino placas MX 232S2 en el que viajaba la víctima, y le dispararon en dos ocasiones hiriéndola letalmente en la nuca y la espalda. El automóvil era conducido por el abogado de Abril. Ésta iba en el asiento del copiloto y sus dos hijos, de 16 y 14 años de edad, viajaban en la parte trasera. Todos venían de una audiencia en un juicio familiar y tenían programado viajar de regreso a su domicilio en Monterrey, Nuevo León, en un vuelo programado a las 11 de la noche.