'En Chapingo acosan, violan y matan mujeres”, la protesta por el feminicidio de Nazaret

jueves, 26 de diciembre de 2019
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Estudiantes protestaron en la rectoría de la Universidad Autónoma de Chapingo (UACh) para exigir justicia por el asesinato de su compañera Nazaret Bautista Lara, cuyo cuerpo fue hallado sin vida al interior del plantel en la víspera de la Nochebuena y a cuatro días después de su desaparición, el 19 de diciembre pasado. Con la imagen de su compañera en las manos y al grito de “Justicia para Nazaret” alrededor de 100 alumnos de la UACh marcharon este jueves para exigir el esclarecimiento de la muerte de la joven y denunciar que “en Chapingo acosan, violan y matan mujeres”. “Solamente vino a lograr su sueño, solamente vino por una profesión”, clamó con impotencia e indignación uno de los estudiantes que encabezó la protesta y explicó así el sentir de la comunidad que, como Nazaret, vio interrumpida la celebración decembrina. Notas relacionadas: [embed]https://www.proceso.com.mx/612223/detienen-al-novio-de-yucenia-jacquelin-universitaria-asesinada-en-chiapas[/embed] Un sueño arrebatado Al igual que la mayoría de los estudiantes de la UACh, la joven de tan sólo 15 años, dejó su hogar en la sierra de Hidalgo para venir a estudiar la preparatoria en una de las instituciones agrícolas más importantes de Latinoamérica y buscar un mejor futuro para ella y su familia. En agosto pasado, Nazaret fue seleccionada entre 11 mil 994 aspirantes para ingresar a la institución con una beca interna, que además le dio la oportunidad de vivir en el internado de la UACh. Sus amigos y familiares la recuerdan como una chica tímida e introvertida, que se dedicaba por completo a sus estudios, lo que la había llevado a obtener buenos resultados durante su primer semestre en la preparatoria. Como el resto de los alumnos, Nazaret se disponía a disfrutar las vacaciones decembrinas, pero antes aceptó ir a tomar “algo” con uno de sus compañeros en la cafetería del lugar, mejor conocida como “La Meche”. El pasado viernes 19 de diciembre, alrededor de las 15:00 horas, la estudiante acudió a la cita y se marchó poco después de las 17:00 horas rumbo a su dormitorio marcado con el número 8. Sin embargo, al percatarse que el tiempo pasaba, las dos chicas con las que Nazaret compartía la habitación empezaron a buscarla y dieron avisó a las autoridades del plantel. La búsqueda Al día siguiente, el 20 de diciembre, personal de la UACh comenzó formalmente la búsqueda de la joven y contactaron a sus familiares. El primer paso fue contactar al alumno con el que Nazaret se había reunido un día antes, pero el joven aseguró que tras la cita salió de las instalaciones del plantel, pues no es interno de la misma. Su versión fue corroborada por las cámaras de videovigilancia. Las autoridades dieron aviso a la Fiscalía General de Justicia del Estado de México, quien emitió una alerta AMBER y una alerta ALBA para difundir la desaparición de la joven. Tres días después, alrededor de las 17:00 horas, el cuerpo de Nazaret fue localizado sin vida dentro de un contenedor de agua pluvial utilizada para el riego del campo agrícola de Chapingo. Aunque la fiscalía mexiquense no precisó el estado en que había sido localizado el cadáver, consideraron fundamental corroborar con la familia su identidad antes de dar a conocer el hallazgo. Finalmente, el 24 de diciembre la UACh confirmó que se trataba de Nazaret y detalló que el cuerpo de la joven fue entregado a su padre alrededor de las 08:00 horas de ese mismo día para, con el apoyo de la institución, trasladarlo a su lugar de origen y dar paso al funeral. Fue feminicidio: rector Ese mismo día, en un video dirigido a la comunidad universitaria, el rector de la UACh, José Solís Ramírez, reveló que el caso es investigado como feminicidio y aseguró que la unidad jurídica de la institución dará seguimiento legal al caso para dar con los responsables. Además, envió sus condolencias a la familia y exhortó a la comunidad a manejar sólo información objetiva y apegada a la verdad para no confundir o mal informar a otros universitarios. El Sindicato de Trabajadores de la Universidad Autónoma Chapingo también ofreció su apoyo a la familia de la joven e instaron a las autoridades universitarias y gubernamentales para impedir que las agresiones continúen dentro de la institución. Feminicidio anunciado De acuerdo con el grupo de acompañamiento Sororidad Chapingo, tan sólo en agosto se presentó una denuncia por violación sexual al interior del plantel, cada semana. En entrevista con Apro, Abigail Tovar, coordinadora del grupo, lamentó que no exista un protocolo para denunciar violencia de género en la UACh y atribuyó a esto, la existencia de sólo tres denuncias formales por acoso y abuso sexual realizadas por las estudiantes. La activista indicó que en la actualidad el 44% de la matrícula de la institución son mujeres provenientes en su mayoría de poblaciones rurales que se enfrentan al acoso, menosprecio y machismo de sus compañeros, trabajadores y maestros. Asimismo, calificó el asesinato de Nazaret como “un feminicidio anunciado”, pues aseguró que al interior del plantel hay desde hace tiempo muchos focos rojos que propician situaciones de violencia contra la mujer, como la precariedad de un sistema de sensibilización sobre este tema, la falta de una unidad jurídica especializada y la de un cuerpo de vigilancia calificado para actuar en estas situaciones. Aunque las vacaciones en la institución comenzaron desde el pasado 20 diciembre, la colectiva Sororidad Chapingo comenzó una colecta para apoyar a la familia de Nazaret Bautista Lara, que pretende reunir 100 mil pesos. Anunciaron que en enero próximo presentarán un pliego petitorio a H. Consejo Universitario para combatir la violencia de género en la UACh.