En Tabasco, AMLO visita mega yacimiento de 500 millones de barriles de petróleo

viernes, 6 de diciembre de 2019
VILLAHERMOSA, Tab. (apro).- De gira por Tabasco, su tierra natal, el presidente Andrés Manuel López Obrador visitó el campo petrolero “Quesqui 1”, un mega yacimiento de 500 millones de barriles de petróleo crudo, equivalente a reserva 3P (reservas probadas). Ubicado en el municipio de Huimanguillo, es considerado el hallazgo más importante de la región en las últimas tres décadas y uno de los 22 puntos terrestres prioritarios para el gobierno federal, con una zona de exclusión para salvaguardar vestigios arqueológicos que se han detectado en la localidad. El director general de Petróleos Mexicanos (Pemex), Octavio Romero Oropeza, informó al presidente que la expectativa inicial de este campo era de 40 millones de barriles de crudo, sin embargo, nuevos análisis arrojaron la existencia de un mega yacimiento de 500 millones de barriles. El campo se terminó de perforar el pasado 17 de junio con una producción diaria de cuatro mil 500 barriles y potencial de 7 mil 500, sobre una superficie de 34 kilómetros cuadrados. Se estima que en 2020 el Quesqui 1, con 11 pozos petroleros, esté produciendo 69 mil barriles diarios de aceite y 300 millones de pies cúbicos de gas, y para 2021 alcance 110 mil barriles y 410 millones de pies cúbicos de aceite y gas, respectivamente. Romero Oropeza resaltó que desde 1987, con el hallazgo del Campo Sen en el municipio de Nacajuca, con 536 millones de barriles de crudo, no había otro descubrimiento tan importante como el Quesqui 1. Mencionó que adicionalmente se perfora el pozo delimitador Quesqui 1DEL, que será terminado en enero de 2020, con la expectativa de confirmar una reserva adicional de cerca de 200 millones de barriles de petróleo, con potencial de 700 mil barriles. El funcionario federal explicó que en Tabasco se están desarrollando tres nuevos campos: Cibix, Valeriana y Xocotl, en los municipios de Jalpa de Méndez, Centro (cabecera de Villahermosa) y Comalcalco, respectivamente. Recalcó que, en la nueva estrategia del plan de negocios de Pemex, el enfoque de exploración se centrará en yacimientos comerciales de aguas someras y cuencas de redes terrestres, con la perforación de 45 pozos entre 2020 y 2011. Citó que, en los mejores tiempos de la Región Sur, se llegó a producir cerca de un millón de barriles por día, y con los nuevos descubrimientos se estima incrementar la producción de 215 mil a 500 mil barriles por día a finales de esta administración. El presidente López Obrador celebró el hallazgo del campo “Quesqui 1” y resaltó que cuando produzca a toda su capacidad, esos excedentes servirán para impulsar el desarrollo del país, y se tendrá presupuesto para la industria nacional, rescatar el campo y para el bienestar del pueblo. A pesar de que los neoliberales dejaron a Pemex en muy mal estado, no en quiebra, porque es muy fuerte y ha resistido todo, la empresa está resurgiendo “porque no hay corrupción y se administra muy bien”, señaló. Acompañado por la titular de la Secretaría de Energía (Sener), Rocío Nahle, y del gobernador Adán Augusto López, el Ejecutivo federal reiteró que por primera vez en 14 años no ha caído la producción de crudo, y campos como el Quesqui 1 estabilizan mucho porque el petróleo es la palanca del desarrollo de México. En 2020 y 2021, abundó, se le invertirá a Pemex, y cuando se levante la producción los excedentes se utilizarán para el bienestar del pueblo, “esa es la estrategia”. Ante algunos brotes de inconformidad de comunidades que cierran caminos a maquinaria de Pemex para exigir pagos por supuestas afectaciones, López Obrador pidió a sus paisanos que le ayuden para que no se detengan los trabajos en los campos petroleros. “Si todos estos campos producen, el beneficio será para el pueblo. Pido pues que todos ayudemos para rescatar a Pemex y a nuestra gran nación”, manifestó. El primer mandatario arribó al aeropuerto de Villahermosa alrededor de las 13:15 horas y se trasladó al campo Quesqui 1. Por la tarde inició un recorrido por el puerto de Dos Bocas, donde supervisó la construcción de la refinería de Pemex.