Estalla huelga en la Universidad Autónoma de Chapingo; van cuatro instituciones académicas en paro

viernes, 22 de febrero de 2019
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Con el estallamiento de la huelga en la Universidad Autónoma de Chapingo (UACh), este viernes, suman cuatro las instituciones académicas con clases suspendidas. Entre las demandas laborales de trabajadores y académicos se encuentran: incremento salarial, pagos atrasados y una mejora en las prestaciones. Las primeras instituciones académicas que estallaron la huelga, el pasado 1 de febrero, fueron la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO) y la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM). Le siguió la Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro de Coahuila, 15 días después, y por último la UACh, que paró labores ayer. Con 364 votos a favor, 318 en contra y dos nulos, el Sindicato de Trabajadores Académicos de la Universidad Autónoma de Chapingo (STAUACh) determinó estallar la huelga tras la negativa de las autoridades de aprobar el aumento salarial de 15% que solicitaban. Entre las demandas de los profesores destacan: apoyo de mil pesos mensuales a cada trabajador, la basificación de algunos profesores y la revisión al contrato colectivo. Como resultado de la huelga también se suspendieron labores en los 10 Centros Regionales Universitarios y en las dos Unidades Regionales pertenecientes a la UACh en Veracruz, Yucatán, Zacatecas, Tabasco, Chiapas, Oaxaca, Morelia y Jalisco, aunque se permitió la entrada de los estudiantes a sus internados. Se estima que el paro de labores afecta a más de 11 mil alumnos, tres mil 500 trabajadores administrativos y poco más de mil académicos de varias sedes del país. Los trabajadores de la UACh explicaron que el aumento salarial ofrecido por las autoridades es de 3.35%, mientras que la inflación reconocida en 2018 es de 4.83%, lo que significa una pérdida real del poder adquisitivo. De igual manera, denunciaron que las autoridades no permiten la basificación de sus compañeros con más de dos años de antigüedad, y siguen sin cumplir los acuerdos firmados en el emplazamiento de 2018, que contribuiría a garantizar la calidad educativa de los alumnos. Además, no se ha revisado el contrato colectivo ni las modificaciones pactadas desde el año pasado, ni se ha cumplido con sus cláusulas. Mientras tanto, ayer se realizó la sexta reunión conciliatoria entre autoridades de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) y el Sindicato Independiente de Trabajadores de la UAM (SITUAM), sin que se lograran acuerdos. En la reunión, que fue mediada por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), las autoridades reiteraron su oferta inicial de 3.35% y una retabulación de 3.0% a personal de medio tiempo. El SITUAM pidió un aumento de 20%. Tampoco se logró acuerdo sobre las violaciones al Contrato Colectivo de Trabajo, puesto que el Sindicato acusó a las autoridades de la UAM de otorgar respuestas insuficientes y mañosas --por sus prácticas de contratación de personal de confianza--, lo que viola el contrato y reduce la materia de trabajo del personal sindicalizado. Por su parte, miembros del Sindicato de Trabajadores y Empleados de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (STEUABJO) continúan con el paro de actividades al no alcanzar acuerdo con las autoridades, quienes ofrecieron 30 nuevas plazas. Entre las demandas del STEUABJO se encuentran: incremento salarial de 20%, basificación de trabajadores, pago de jubilaciones y becas atrasadas, así como la bonificación salarial de 2% pactada en octubre de 2018. La Universidad ofrece un aumento de 3.35% directo al salario y 1.8% en prestaciones. Los integrantes del Sindicato de Trabajadores Académicos de la Universidad de Oaxaca (STAUO), que ayer amenazaron con unirse al cese de labores, señalaron que plantearán su pliego petitorio hasta que las autoridades universitarias resuelvan las peticiones del STEUABJO. Y entre las peticiones del Sindicato Administrativo de la Narro (SUTUAAAN), en huelga desde hace siete días, destacan: aumento salarial de 3.35% y 1.8% en prestaciones, promoción de trabajadores y la entrega de una serie de prestaciones pendientes. En días recientes, el rector de esa casa de estudios, Mario Vázquez Badillo, advirtió que el fondo de pensiones para sus trabajadores está colapsado, y que en seis meses, aproximadamente, la Universidad Autónoma de Coahuila no tendrá con qué solventar los pagos a sus pasivos, por lo que ya comenzó a gestionar con la Cámara de Diputados la absorción del gasto de los trabajadores pasivos por parte de la Federación. Se estima que alrededor de 51 mil estudiantes se han visto afectados por el paro de labores en las universidades.

Comentarios