Guardia Nacional: Crónica de una negociación casi perfecta

sábado, 23 de febrero de 2019
El seguimiento puntual de la negociación en el Senado del dictamen para reformar la Constitución a fin de crear la Guardia Nacional –crucial para el proyecto de seguridad pública del presidente López Obrador– mostró el valor que tiene para la mayoría morenista el aval de la oposición, además de los recursos con los que cuentan los partidos minoritarios ante las presiones del Ejecutivo y sus aliados. Finalmente el coordinador de Morena, Ricardo Monreal, consiguió sacar adelante la encomienda del presidente, aunque cedió en algunos puntos del planteamiento inicial, y al mandatario le quedó hasta el momento –falta la votación de los diputados– la facultad de designar a todos los mandos.   CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- El proyecto de creación de la Guardia Nacional aprobado por unanimidad en el Senado tiene una trampa, que resultó clave para que se lograra un consenso: el mando será civil, pero se abre la posibilidad de que lo ocupe un militar en retiro. La noche del miércoles 20, después de 20 días de reuniones privadas de senadores de Morena con el bloque opositor, integrado por el PAN, PRI, PRD y Movimiento Ciudadano, en un salón de la presidencia de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) del Senado, las negociaciones para sacar la Guardia Nacional estaban a punto de romperse. El bloque opositor no cedía en la exigencia de que el nuevo cuerpo de seguridad fuera una institución civil y rechazaba la Junta de Jefes de Estado Mayor, mientras que el coordinador de los senadores de Morena, Ricardo Monreal, y los enviados del Ejecutivo, la Secretaría de Gobernación, la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, así como la Secretaría de la Defensa, insistían en que no servía de nada una Guardia Nacional sin disciplina militar. A las 12 de la noche, con la negociación a punto del naufragio, surgió una idea del equipo que apostaba por la Guardia Nacional militar: tendría mando civil, pero el texto no descartaría a los militares en retiro. Pese a que, según el especialista en derecho militar César Gutiérrez, la Ley del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos señala que los militares en retiro no dejarán de ser militares, la opción fue respaldada por los coordinadores de los grupos parlamentarios, según relataron senadores que estuvieron presentes. “Lo que les preocupaba a ellos (Morena y gobierno federal) era la disciplina militar, no tanto que pudieran ser o no sometidos a tribunales civiles”, reveló la fuente. Fragmento del reportaje que se publica en la edición 2208 de la revista Proceso, ya en circulación.

Comentarios