Y banqueros ofrecen diálogo abierto y constructivo

viernes, 22 de marzo de 2019
ACAPULCO, Gro. (apro).- En un intento por convencer al presidente Andrés Manuel López Obrador de que los objetivos de la banca van de la mano con los planteados por su gobierno, los banqueros ofrecieron al Ejecutivo “un diálogo abierto y constructivo”. Por una parte, el nuevo presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), Luis Niño de Rivera, dejó clara la decisión de reducir las comisiones de las cuentas digitales a cero, y trabajar en proyectos regulatorios que estimulen el crecimiento de todos los bancos por igual y fomenten una competencia simétrica entre instituciones. De acuerdo con el vicepresidente de Banco Azteca, lo anterior tiene tres propósitos: “Uno, elevar la oferta de productos y servicios en calidad y cantidad a todos los sectores de la población; dos, acelerar la inclusión financiera y la bancarización del país, y tres, crear un entorno cada vez más competitivo entre bancos y con otros factores de la industria de servicios financieros en beneficio de clientes y usuarios, sin perder la fortaleza financiera que hoy tiene la banca”. Además, dijo que respetaba la iniciativa del senador Ricardo Monreal para regular las comisiones bancarias, así como la independencia del Senado de la República. “Ofrecemos un diálogo abierto y constructivo, porque perseguimos las mismas metas que nos llevan a esa prosperidad incluyente que mucho necesita México”, soltó en su primer discurso ante el gremio reunido en la 82 Convención Bancaria. En su oportunidad, Marcos Martínez Gavica, quien entregó a Niño de Rivera el mando de la ABM, señaló que la banca está lista para acompañar al gobierno de López Obrador en sus objetivos. “Es un hecho, porque compartimos el mismo fin, el fin de construir entre todos un país más próspero y justo para todos los mexicanos… Quiero destacar el apoyo que la banca va a dar al programa de Jóvenes Construyendo el Futuro, un proyecto central en la administración para la inclusión laboral de miles de jóvenes”, resaltó el directivo del banco Santander. Agregó: “Lo tomamos en serio, hemos trabajado ya varios meses, pero no reclutando a personas. Debo decirles que tenemos seis mil jóvenes en lista de espera, pero trabajamos como ABM con la colaboración económica de todos ustedes para construir una plataforma que ya nos costó 40 millones de pesos, pero que están muy bien invertidos, porque en esa plataforma tendremos el registro de cada uno de los jóvenes, a qué institución, a qué programa, y tiene que ser un programa que dé valor agregado, no puede ser un programa de tener un servicio con el que el joven no crezca y que a la banca no le sirva”. Prosiguió: “Pensamos y nos estamos comprometiendo con la Secretaría del Trabajo que serán 50 mil por año, pero muy bien capacitados, y con esto nos estaremos ayudando y estaremos ayudando a su programa, señor presidente”. Los rezagos de la banca Luis Niño de Rivera dejó a un lado las cifras alegres de la banca y pintó el siguiente panorama ante el mandatario: En materia de captación, detalló, 37.3 millones de personas adultas tienen una cuenta de ahorro o inversión de nómina, de seguro o de Afore, que representa el 47% de los adultos de nuestro país. Esto significa que 41.7 millones no han sido incluidos financieramente, “estamos hablando del 53% de los adultos de México, la mayoría”. En materia de crédito, el banquero reconoció que los números representan un reto aún mayor, ya que 54.5 millones de adultos no tienen crédito, es decir, falta por incluir en el financiamiento a 69% de las personas adultas de nuestro país. “Mientras que en términos de la geografía nacional México tiene dos mil 458 municipios, contando las 16 alcaldías de la Ciudad de México, 549 de ellos, el 22% por ciento del total, según datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, no cuenta con servicios financieros, esto es que prácticamente una cuarta parte de los municipios está excluida financieramente hablando”, alertó Luis Niño de Rivera. Insistió: “A nadie sorprenderá que 500 de estos municipios se encuentran en cinco estados del sureste mexicano: Veracruz, Puebla, Oaxaca, Chiapas y Yucatán”. El nuevo presidente de la ABM aseguró que en los últimos 25 años hemos construido una industria bancaria robusta, con 9.5 billones de pesos de activos, de los cuales 5.2 billones son cartera de crédito con elevada calidad; pasivos totales de 8.5 billones de pesos, de los cuales 5.7 billones son captación, y un capital contable de un billón de pesos. Lo anterior se combina con índices de capitalización, de liquidez y de rendimiento sobre los activos “muy solventes, muy por encima de los mínimos regulatorios y con una comparación sumamente favorable a nivel internacional”, remató.

Comentarios