Administración de Trump tiene una "estructura bipolar" en su política migratoria: Guillén

jueves, 28 de marzo de 2019
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En materia de migración, el gobierno mexicano enfrenta un diálogo “complejísimo” con la administración estadunidense de Donald Trump, como lo mostró la arremetida contra México que asestó Trump por la mañana, reconoció hoy Tonatiuh Guillén, titular del Instituto Nacional de Migración (INM). Durante el foro “Inserción Laboral, Cívica y Social del Migrante en un México Abierto”, el funcionario añadió que la administración de Trump tiene una “estructura bipolar” en su política migratoria: “por un lado, tiene un sistema de asilo y de refugio muy desarrollado (…) y luego está el otro lado, de que no quieren su sistema de asilo y quieren poner un muro; por esto es una estructura bipolar”. Guillén aseveró que el sistema de asilo estadunidense “es tan bueno que genera atracción”, lo que se ilustró en meses recientes con el incremento “muy fuerte” de familias originarias de Centroamérica que emprenden el viaje hacia Estados Unidos para pedir refugio. “Y nosotros estamos en el sándwich ahorita”, añadió. La “nueva política migratoria” anunciada por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador en diciembre pasado establece –al menos en el discurso--los derechos humanos de los migrantes como prioridad. Sin embargo, la administración estadunidense presiona al gobierno mexicano para detener y deportar a las personas que cruzan su territorio. “El diálogo con Estados Unidos es complejísimo, tan complejo como el día de hoy el señor Trump amaneció con su tweet muy enojado, y parece que sigue enojado y al ratito va a seguir con unas cosas más”, señaló Guillén, quien formó parte de la delegación mexicana encabezada por la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, que viajó a Miami el martes pasado para reunirse con funcionarios del gobierno de Trump. De acuerdo con Guillén, la problemática migratoria en México se articula alrededor de dos grandes movilidades: las deportaciones de migrantes mexicanos en Estados Unidos, y el flujo de migrantes de origen centroamericano en tránsito por el país. En materia de las repatriaciones de mexicanos que residían en Estados Unidos, se trata de un problema que “es cada vez más complejo porque no es lo mismo retornar a una persona que acaba de entrar a EU a una que ya tiene 10 o 20 años ahí”, señaló el académico. “Es cierto que la política del Estado mexicano a estos retornos ha sido marginal. No le hemos entrado todavía con suficiente fuerza, y por lo mismo estamos en la nueva política replanteando la estrategia”.  

Comentarios

Otras Noticias