Con reservas, sindicatos apoyan la reforma laboral

miércoles, 1 de mayo de 2019
CIUDAD DE MÉXICO (apro). –Las centrales obreras corporativas y los sindicatos democráticos coincidieron este 1 de mayo en su apoyo, con reservas, a la recién aprobada reforma laboral. A diferencia del pasado, en el que los corporativistas celebraban cada reforma que realizaba el presidente en turno, en esta ocasión dijeron que había aspectos en los que no estaban de acuerdo y demandaron que cualquier cambio a la ley sea en beneficio de los trabajadores para adecuarla a “los tiempos del verdadero movimiento obrero”. Entre tanto, los democráticos, quienes también estuvieron de acuerdo con la nueva legislación, señalaron que hay asuntos pendientes como terminar con los contratos de protección patronal y acabar con el outsourcing. El protocolo para la conmemoración del Día Internacional del Trabajo fue el mismo de todos los años. A las nueve de la mañana se instalaron los líderes de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), el senador Carlos Aceves del Olmo, y el líder del Sindicato de Trabajadores Ferrocarrileros de la República Mexicana (STFRM), Víctor Flores Morales, quien, al viejo estilo priista, llevó a sus encanecidas huestes para gritar consignas a su favor. Los jubilados ferrocarrileros se presentaron junto con los democráticos, que tomaron el templete cuando terminó la celebración de los corporativos. Estaban felices porque, la víspera, el Servicio de Administración y Enajenación de Bienes de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) anunció que, después de 24 años, ya no se les retendrían cuotas mensuales del fideicomiso Ferronales JUB para entregárselos al STFRM. Los democráticos piden más Alrededor de las 10:30 de la mañana, comenzó el encuentro de los llamados sindicatos democráticos; empezaron a llegar los contingentes. Una hora después siguieron los largos discursos, empezando por el del capitán Rafael Díaz Covarrubias, presidente colegiado de la Unión Nacional de Trabajadores (UNT) y secretario general de la Asociación Sindical de Pilotos de Aviación (ASPA), quien demandó respeto y atención a los derechos de los trabajadores. “Exigimos, de manera expedita, la aplicación de la reforma laboral para democratizar al mundo del trabajo. Los miembros de ASPA estamos unidos en la lucha por que acaben con los contratos de protección patronal. ¡Estamos viviendo un momento histórico con la reforma laboral! Nadie nos arrebatará nuestras conquistas. “Por la fuerza nada, por la vía de la negociación, ¡todo!”, señaló, y demandó al gobierno actual que los incluya en la transformación del país. [video width="848" height="480" mp4="https://cdn.proceso.com.mx/media/2019/05/WhatsApp-Video-2019-05-01-at-12.46.36-PM.mp4"][/video] Por su parte, el también presidente colegiado de la UNT y líder del Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana (STRM), Francisco Hernández Juárez, celebró que hoy se dé la primera reunión de líderes sindicales con el presidente, Andrés Manuel López Obrador, en Palacio Nacional. “Hoy es un día histórico porque logramos conjuntar la fuerza de los sindicatos, impulsar la unidad para no dejar la oportunidad que se dio en las elecciones presidenciales del año pasado. Si se pierde esa oportunidad, no perderá este gobierno, perderemos todos los mexicanos”, dijo, y puso como ejemplo los fracasos de los gobiernos de izquierda de América Latina que, como en Argentina y Brasil, fueron recuperados por gobiernos de derecha que han reprimido a sus pueblos. “Pero esta transformación solo será posible sin la participación de la sociedad y de las organizaciones sindicales. Hoy vamos a tener el primer encuentro con el presidente y ojalá este encuentro sea el preludio para una agenda de cambio en el mundo del trabajo”, comentó. Señaló que sus preocupaciones son que se le da mucho tiempo a la transformación democrática del sector laboral y que no se ha destinado el presupuesto necesario para la aplicación de la reforma laboral. “Nosotros podemos apoyar a la transformación del país. Vamos a pelear para defender el trabajo y nuestros derechos laborales”, destacó Hernández Juárez, quien aprovechó para asegurar que los telefonistas no permitirán la separación de Teléfonos de México (Telmex) para favorecer “a una televisora”, es decir; a Televisa. Luego, otro presidente colegiado de la UNT y líder del Sindicato de Trabajadores de la UNAM (STUNAM), Agustín Rodríguez Fuentes, reconoció que, con la reforma laboral, “se han recuperado espacios importantes para el crecimiento y desarrollo de los sindicatos y es una oportunidad para que los trabajadores puedan refrendar las políticas más importantes en organizaciones sindicales y respeto a los estallamientos a huelga. “Sin embargo, también hay que reconocer que la reforma deja a un lado aspectos importantes como el outsourcing, que sustituye a los trabajadores de base y permite la no sindicalización y la injerencia del patrón en los sindicatos. Ese es un capítulo pendiente”, agregó. Retomó la petición del presupuesto para resolver los juicios laborales y que se les tome en cuenta para el diálogo social y la transformación del país. “No solo a los empresarios o a organizaciones afines a alguna política de gobierno, sino a las organizaciones que reclamamos la participación y desarrollo de la organización sindical”, mencionó. En el acto de los sindicatos democráticos, como cada 1 de mayo, quieren hablar todos los representantes sindicales. Ahí estuvo Martín Esparza como dirigente de la Nueva Central Sindical y quien, con un tono más moderado, culpó al PRI y al PAN de imponer reformas laborales para legalizar la subcontratación, imponer las Afores para rescatar a los banqueros y aprobar la reforma energética para dividir a obreros y sindicatos. “Dejemos la resistencia y pasemos a la organización. Se requiere más participación de sindicatos independientes. Por eso, una de las exigencias en esta reunión en Palacio Nacional es que se resuelvan los conflictos de los trabajadores”, añadió. En nombre del Sindicato Minero, el senador por Morena, Napoleón Gómez Urrutia, quien celebró la aprobación de la reforma, afirmó que el movimiento sindical está unido por la transformación económica, política y social del país, “terminando con la desigualdad y la corrupción”, añadió. “Estamos en un momento histórico. Hemos avanzado, en el Senado, hacia el futuro de la democracia sindical”, señaló Gómez Urrutia y consideró que la ratificación del Convenio 98 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la reforma laboral son los primeros pasos para terminar con los contratos de protección patronal. “Hoy, con la reforma laboral, damos un paso adelante. No es la satisfacción completa, pero hay un compromiso de actualizarla permanentemente. ¡La lucha sigue! Por eso, este día, estamos reunidos en esta plaza. ¡Vamos a continuar luchando por los derechos de todos! ¡Apenas estamos iniciando! ¡Vamos a construir un mundo mejor!”, exclamó. [caption id="attachment_582152" align="alignnone" width="1280"]Carlos Aceves del Olmo y el presidente López Obrador. Foto: Germán Canseco Carlos Aceves del Olmo y el presidente López Obrador. Foto: Germán Canseco[/caption] Los corporativos, divididos Aceves del Olmo dejó su silla de ruedas a un lado y de pie dio su discurso, que fue interrumpido por la rechifla organizada por los ferrocarrileros quienes, también, lanzaron consignas en apoyo a Flores Morales. La CTM “ha estado a favor de la democracia sindical toda su vida”, dijo y consideró, que las centrales obreras deben ajustarse a la reforma de justicia laboral cotidiana. “El movimiento sindical está de pie. No nos estamos doblegando ante nadie. Ninguna central debe doblegarse al gobierno actual”, afirmó Aceves del Olmo, también presidente del Congreso del Trabajo, quien, viendo que las rechiflas no se apagaron, sino todo lo contrario, pidió respeto a los ferrocarrileros. Y exclamó: “Eso sí no se los agradezco. A quien esté silbando, póngase aquí y aunque esté yo malo de las piernas, me parto la madre con el que sea”. Los gritos de los ferrocarrileros se elevaron, por lo que Aceves del Olmo pidió que lo dejaran hablar, porque, señaló que él representa a todos los trabajadores y celebró que, en esta ocasión, estuvieron presentes todos los afiliados al Congreso del Trabajo. “Tengo que venir a defender lo que yo aprendí cuando fui obrero, siempre respeté a mis líderes. ¡Portémonos bien! Pronto vamos a salir de aquí. Al sindicato ferrocarrilero se le estima mucho. Yo no vengo a hablar por mí, sino por todos los trabajadores y seguiré defendiendo a todos los que pertenecen al Congreso del Trabajo, en especial tengo respeto por mi amigo Víctor Flores”, indicó. https://twitter.com/CarlosAceves_/status/1123627712726224896 Finalmente, criticó la presencia de la Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México (CATEM), dirigida por el senador por Morena, Pedro Haces. “Hoy está aquí, haciendo sus anuncios, una organización que no es del Congreso del Trabajo, que es la CATEM. Ellos no son del Congreso del Trabajo. ¡No a líderes que acaban de llegar y quieran venir a meterse a donde no se les ha invitado, porque esto siempre se ha llenado con gente de la FSTSE, de la CTM”, destacó Aceves del Olmo. Las leyendas de las pancartas y los discursos fueron distintos a años anteriores, donde se lanzaba el apoyo al presidente, a quien se referían con nombre y apellidos. Esta vez no fue así. El líder de la Confederación Obrera Revolucionaria y vicepresidente del Congreso del Trabajo, Reyes Soberanes, criticó que “a cinco meses de gobierno no se aprecian mejoras a las condiciones de los trabajadores”, aunque reconoció que “todavía es muy pronto” Se pronunció en contra de “medidas del gobierno actual que afectan a los trabajadores con el pretexto de acabar con la corrupción”. Reprochó que de diciembre a la fecha se ha despedido a 220 mil empleados y quieren “echar a la calle” a 350 mil, además de que se pretende aumentar la edad de jubilación de 65 a 68 años. – ¿Estamos de acuerdo? –preguntó al contingente. –¡Noooooo! –respondieron al unísono. “Se dividió a los trabajadores en trabajadores de primera y de segunda, cuando la ley dice que a trabajo igual debe corresponderse un salario igual”, mencionó, y se quejó de que la reforma desaparece las Juntas de Conciliación y Arbitraje “que porque hay corrupción y es cierto –dijo–, pero también es cierto que estos tribunales que sustituyen a las juntas no van a beneficiar a los trabajadores”. Cuestionó que se haya aprobado como requisito para registrar un sindicato o central que se pida una constancia de representatividad. Lo consideró como una medida discrecional porque “será dependiente del gobierno”. Advirtió que “en la reforma sigue habiendo cuestiones que siguen afectando a los trabajadores”, por lo que apostarán a movilizar sus fuerzas con otras organizaciones “que hoy son agredidas por el actual gobierno”. El acto de los corporativos duró una hora. Al salir, los integrantes del Sindicato Nacional de Trabajadores de Hacienda y del Servicio Público (STHySP) comenzaron a gritar: “Joel, amigo, Hacienda está contigo” y así, uno a uno, lo líderes corporativos abordaron sus lujosos autos para salir del zócalo. “Lo bueno es que ya nos vio”, señaló un trabajador. “Sí, pues sí”, le respondió su compañero. Los grandes ausentes, en ambos grupos, fueron Carlos Romero Deschamps, del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), por parte de los corporativos, y algún representante del sindicato Petromex, el cual se había creado para ser un contrapeso al sindicato petrolero. Sólo estuvieron los de la Unión Nacional de Técnicos y Profesionistas Petroleros (UNTyPP). Entre los presentes también estuvo una de las madres de los 43 desaparecidos en Ayotzinapa, quien demandó a la Fiscalía General de la República que acate el decreto presidencial del 13 de diciembre de 2018 y siga la recomendación del GIEI para avanzar en la investigación, entre otros. “¡Porque vivos se los llevaron, vivos los queremos!”, exclamó desde la Plaza de la Constitución, en el Zócalo de la Ciudad de México.

Comentarios